Dulce introducción al caos

Vivir y enredarse. Desenredarse y vivir más aún.

martes, 10 de julio de 2012

Pequeña

Cuanto más grandes son mis palabras, más pequeña me siento, sabedora de que lo que no digo es infinito. 
Preñada de infinito. Así estoy. Todo es demasiado. Digo demasiado pero me callo más. Siento demasiado y a la vez noto el sabor amargo de la anestesia en la boca. Envidio las medias tintas y sin embargo en ellas me ahogaría: en el mar tranquilo de las medias tintas.

Puede que no tenga remedio.
O puede que simplemente sea cuestión de perspectiva...


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario