Dulce introducción al caos

Vivir y enredarse. Desenredarse y vivir más aún.

viernes, 22 de junio de 2012

El lugar correcto


Pocas veces he estado en el lugar correcto ni he dicho la palabra adecuada en el momento preciso. Hoy no es distinto y por un momento, sólo por un momento, he estado a punto de tirar la piedra sin esconder la mano; una piedra tan gorda que habría abierto un agujero tan grande entre tú y yo,  gigantesco, que difícilmente habríamos olvidado el momento. Ese sí que habría sido un preciso momento. 

Fantaseo con que mi suerte sería otra si hubiese aprendido de verdad a estar en el lugar incorrecto. Mierda! Desde allí he de manejarme y lidiar con lo que hay. A veces creo que es todo absurdo, tan absurdo como que trates de entenderme cuando me pongo así. No hay posibilidad. No way. Después de lo de hoy, sólo puedo recomponerme y esperar. Y entonces esperar más aún. El silencio y el tiempo no convierten lo que hay en otra cosa mejor, pero dan la tregua suficiente para que al menos la imaginación comience a construir algo en ese lugar que, puede que no sea el correcto, pero es el que he elegido, por ahora. Y también para poner las piedras fuera del alcance de mis manos.


6 comentarios:

  1. ..eres hermosa, Ada Red y escribes bonito porque esas palabras que desgranas, que encadenas tan bien las unas con las otras y que explican o describen situaciones estados de ánimo en tu enRedo y desenRedo son tan íntimas, tan tuyas... que por eso mismo las haces universales...

    ¿Quién no ha se ha descompuesto alguna vez? ¿quien no ha estado a punto o lo ha hecho de "tirar esa piedra sin esconder la mano"? ¿quien no ha sentido alguna vez "que sobra"´... que está en el lugar incorrecto aún habiéndolo elegido por propia iniciativa?...Pero tú, Ada Red lo has escrito "en voz alta" en este lugar tan tuyo como es tu Blog y haces que reflexionemos con cada uno de tus renglones escritos desde donde anidan los sentimientos.

    Me quedo con el silencio (somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestro silencio) y sobre todo con el transcurrir del tiempo, ese, "el que va recomponiendo", poniendo las cosas en su lugar...

    Tú y yo tan alejadas en el espacio y tan lejos en nuestros respectivos tiempos cronológicos...y tus palabras "escritas en voz alta" las podría haber escrito yo (eso sí: no tan bonitas) referidas a situaciones vividas que nada tienen que ver con las tuyas, pero seguramente sí que tendrían ese denominador común de sentir tantas veces "en un lugar incorrecto"

    Todo sucede por algo. No existen las casualidades, sí las caUsalidades. La "espera" no es una condena amiga mía...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Victoria, me pongo hasta colorada...

      La verdad es que enredo aquí las palabras con sueños y realidades o no tanto; creo que en el fondo a casi tod@s nos mueven las mismas emociones y nos pasan cosas parecidas; pero nos explicamos o las vivimos a nuestra manera particular.

      Hay días que se me ocurren historias seguramente menos comprensibles y otros más universales, pero siempre me produce un placer inmenso cuando alguien me dice que se identifica.

      A veces me he sentido como una escritora cuando habla de su libro y dice "no está basado en hechos reales, no es mi vida; pero sin duda tiene mucho de mí". Supongo que hay mucho de mí incluso en lo que me invento. Y, desde luego, en las músicas.

      Quiero pensar que el lugar en el que estoy tiene gran parte de elección, eso alivia... pero no tiene porqué ser el lugar correcto. Es más, creo que desde un lugar correcto se vive más tranquila pero menos intenso. Esta idea del lugar como elección no tiene sentido cuando pienso en los niños que nacen en zonas en las que lo probable es morir de inanición. Hay lugares despiadados para estar.

      Todo es complicado a veces. Supongo que por eso escribo...

      Un beso grande

      Eliminar
  2. Doña Matilde,(mi madre) siempre me decía en esos "a veces" donde todo parecía complicado: "La vida es como una cadenita de oro,igual que esa que llevas cuello; A la vida, como a tu "cadenita de oro" se enreda, se le hacen nuditos y hay que ir con paciencia des-haciéndolos uno por uno"

    Un abrazo-abrazo...y te sigo ...que lo sepas ;))

    ResponderEliminar
  3. Qué maja, Doña Matilde...
    ;)

    Por aquí me quedo, entonces.
    Un beso desde el lugar correcto (o no?)

    ResponderEliminar