Dulce introducción al caos

Vivir y enredarse. Desenredarse y vivir más aún.

sábado, 2 de junio de 2012

Búsqueda

Sucede que se me pasan los días buscando aquello que, en realidad, no me resulta extraño: tratando de aprender cosas que en el fondo sé, añorando una situación ideal que casi podría tocar con los dedos, luchando por conquistar una especie de vibración que en realidad me acompaña y echando de menos a alguien que seguramente está muy cerca.

Todo a mi alrededor y yo sigo siempre buscando.
Suena raro.

Quizás la vida sea sólo eso: la incesante búsqueda, llena de dolor y placer, de lo que tenemos cerca o incluso dentro. Rodeamos esa búsqueda de tantas capas, que olvidamos vivir y nos ocupamos en banalidades: melodrama de alto voltaje. Hacemos meditación trascendente basada en la filosofía hinduista de octava generación buscando respuesta a nuestras dudas existenciales e insultamos al vecino porque no piensa del mismo modo que nosotros. Y así vamos, tropezando y buscando fuera lo que quizás es fácil resolver si miramos dentro con un poco de sentido crítico. Y constructivo. 

Pero es que a veces vivir en serio, acojona. 
Y tomarse la vida al pie de la letra no puede ser bueno para la salud.




 Una canción alegre pero triste, que llega desde Austria. 
 Me gusta. 
 Y un vídeo sobre esa búsqueda... 
  mmm

4 comentarios:

  1. Mejor encontrar que buscar.
    Me gustó tu texto y la música elegida,muy acorde para esta tarde de domingo.
    Menudo curro de vídeo :-)

    Un abrazo Ada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que disfrutar la búsqueda, que a veces se hace larga!
      Se lo han currado un montón, sí!

      Besicos

      Eliminar
  2. Puede que todo sea más fácil, sustituye la meditación trascendente por buena compañía, vino y tomates con aceite. El resultado es espectacular (como el vídeo jeje).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ajajajjaaaa
      la verdad es que yo -que sepa- no practico meditación transcendente... pero he de reconocer que me faltan ratos de vino, tomate con aceite y buena compañía. La vida a veces me va demasiado rápida, pero me propongo currármelo un poco y ahora que van a llegarme unos tomates riquísimos, tratar de compartir más ratos de esos...
      ¿Cuándo subes por el norte???

      Un beso grande, Mariano

      Eliminar