Dulce introducción al caos

Vivir y enredarse. Desenredarse y vivir más aún.

martes, 31 de enero de 2012

Pasión

Termina enero. Primavera de invierno.
Busco "pasión" en el diccionario por cerciorarme, aunque lo sé: he pasado por todos sus significados en menos de 30 días, excepto los estrictamente religiosos. Y es que no me da para tanto la vida.

La pasión, que ni muere ni me mata. Qué cruz!

sábado, 28 de enero de 2012

La arruga es sabia

Escribo hoy, 
instalada en esta particularmente amable realidad.

Cosas que nunca pensé que perdonaría... ahora están saldadas. 
Más por mi bien y por mi amor y  recuerdo de ti, pues ahora sé que en tu corazón no quedaría sitio para estas miserias terrenales. Y eso me alivia.
...
Es un tiempo dulce, de regalo, este que ella nos está ofreciendo. El momento, prolongado, de la reconciliación. Ha mutado aquella mítica energía suya, casi apocalíptica, en un cariño equilibrado, constructivo y de verdad. Quizás basado en la relativa dependencia, puede ser, pero allá en el fondo se percibe un amor desinteresado y lleno de sosiego.
Tengo la certeza ahora de que antes no pudo, no supo, se sintió eclipsada por otras luces y simplemente se afiló las uñas y atacó. Somos mundo animal.
Algunos creen que lo suyo raya en la demencia. Yo creo que, si la senilidad obra estos milagros, el mundo entero precisa de una buena ración senil. Prefiero pensar que la arruga es sabia, que su profundidad es directamente proporcional a los conocimientos que vamos atesorando, que hay personas que en pocos años comprenden que la relación con los demás nunca puede basarse en la hostilidad, mientras que a otras les cuesta toda una vida entender que los demás también somos valiosos. Merecemos la pena.

Aquel dolor que me produjo y que durante tanto tiempo me hizo vivir a oscuras, se disolvió hace mucho ya. Fue más fruto de su ignorancia que de la maldad. Diré en su descargo que en parte fue mi responsabilidad pues, del mismo modo, yo sabía poco entonces. Y en algunos aspectos, ella fue mi escuela -la más dura escuela- también.

Nunca es tarde para despertar de la sinrazón. No es tarde para el amor, ni para la sensibilidad. Ni para ocuparse del otro, con un interés sincero. Ni para quererse en profundidad.

Gracias por este tiempo dulce, tu invierno preñado de frutos.
Tu mejor regalo.


Carmen, pour moi

jueves, 26 de enero de 2012

Día a día

Niños y vida que bulle. Luces que se apagan, otras que se dan, también extravíos. Música, mucha música, afonía, virus y bonitas palabras. Encuentros en soledad. Ilusiones y descubrimientos, frío que no hiela el corazón. Escarcha inocua.
Hay aire en la cara, cama deshecha y mi balcón abierto. Miel, resaca de emociones y puertas de las que perdí la llave. Sueños que son cada vez más sueños y ojos que buscan hasta cerrarse rendidos. Voces amigas, teléfono, internet. Mi pensamiento. La realidad. O las realidades.
Hay más cosas que  no nombro. Incluso tu rastro, en la justa medida, lo suficiente para que no te olvide.
Quizás sea inexplicable, pero en mi día a día hay un hueco que he despejado para ti.

miércoles, 25 de enero de 2012

Belleza

La belleza es una cualidad tan profunda que no responde sólo a lo que se puede ver. Es más, en ocasiones, yo tengo que cerrar los ojos fuertemente para recordar la belleza de algunos momentos, de algunos lugares. Y de algunas personas. Como tú.

Esta canción también me resulta extremadamente bella.

martes, 24 de enero de 2012

Silencio

Se hizo el silencio y unos ojos azules -como el cielo de Ansó en las mañanas de este enero caluroso- se cerraron. Llegó una oscuridad tan llena de luz, que la tristeza y la alegría se dieron la mano y danzaron el más bonito baile de despedida.
Buen viaje, María José

Luz, pour moi

martes, 17 de enero de 2012

Entre el deseo y la nada

En ocasiones lo que vivo se me torna imaginado y no acierto a componer la realidad. Sueño despierta. Me doy cuenta y, por si fuera poca osadía, me tomo la libertad de soñar más aún. De incluso inventarme un cuento amable con final feliz que me desdibuje las heridas. La película de mi vida.
Son momentos de delirio.
Deseos enquistados manan a la superficie y quedo impregnada de un brillo distinto. Ese brillo... mmm... ¿cómo se puede echar tanto de menos un brillo?
Al otro lado, la nada. Me mira de soslayo, esperando el devenir. Es ahora como una madrastra que no ha decidido si quererme o no. Nada dulce o nada nada.

Entre el deseo y la nada.
Allí habito hoy.


Atardecer en el Tajo (miradouro Sta. Catarina), 05.01.12, por Ada Red

domingo, 15 de enero de 2012

En días como hoy...

... me gusta esconderme debajo de una manta calentita y acompañarme de estímulos que merezcan la pena. Esta película es una excelente compañera para una tarde de domingo como hoy.

(si no la has visto, hazte el favor de verla y no clikar en este vídeo!)

Instantes (Zaragoza-Lisboa connection)

Hoy, por un instante, la calle del Heroísmo se ha convertido en Rua da Saudade. No se tiene constancia de que hubiese ocurrido nunca un fenómeno así. 
Pasada la transfiguración, la citada calle del Heroísmo -tan heroica ella-  ha vuelto a recobrar su alegría habitual.


Rua da Saudade (Lisboa), pour moi

jueves, 12 de enero de 2012

Amarre

Cada día invento estrategias para que no se hunda mi barco.
Trato de que sean firmes más no ataduras.
No quiero más nudos.
No.
He escapado de tantas tormentas que ya me encuentro cansada.
Hoy quiero que me de el sol en la cara. Que se caliente mi corazón.
Y soñar sin soñar que siempre aparecen barcos con rumbo firme y bandera blanca.

La libertad, sin amarres, puede también asfixiar. 

"[... ] no concibe mi mente mayor pena
que libertad sin beso que la trabe [...]"
Antonio Gala

Amarre, por Ada Red

martes, 10 de enero de 2012

Fugaz

A veces pienso que la vida es esa sustancia que nos va quedando de los días. Lo que reímos, soñamos,  echamos de menos, deseamos y lloramos. En definitiva todo aquello que, en el momento de recordarlo, nos devuelve una emoción.
Cuando envejecemos, como si entrásemos en un mundo al revés, vamos recordando cada vez más nítidamente lo remoto, mientras lo reciente se pierde de vista. Pudiera ser que con la ancianidad se limitase, más que la memoria a corto plazo, la emoción a corto plazo. Y las emociones antiguas afloran. Son las grandes guerreras contra la senectud.

En el fondo lo más importante que nos pasa en una vida es lo sutil, lo fugaz. Lo inmaterial. 
Y de alguna manera, así somos y así nos son las otras personas: sutiles, fugaces e inmateriales.
Lo otro son sólo cuerpos.
Comparto de nuevo una canción de a Jigsaw, 
que ha sido un descubrimiento reciente y, como en directo son muy buenos, 
os pongo aquí el enlace de sus fechas por España, que justo empiezan hoy.
Altamente recomendables!


viernes, 6 de enero de 2012

Namoradinha

Lisboa, enero del 2012.
Estoy atrapada entre su dulce melancolía y la belleza.
Ayer él, no sé si era un marinero borracho o un pirata feliz, naufragó en mis ojos levemente. Yo le rescaté.
Fue un amor fugaz pero suficiente. Quizás algo triste pero todavía más hermoso, como todo aquí.

Pescador de ilusiones, Lisboa, por Ada Red