Dulce introducción al caos

Vivir y enredarse. Desenredarse y vivir más aún.

viernes, 21 de diciembre de 2012

El fin del mundo


El punto final ha sobrevolado nuestras cabezas.
Y yo sigo aquí.
Este mísero fin del mundo no ha conseguido borrarte de mi mapa.
Con rumbo y desorientada.
Pero viva.


lunes, 17 de diciembre de 2012

Espanto


Cierro el periódico, no puedo más.
Espanto.

Me voy a poner un rock and roll. 
Con mucho hielo.


sábado, 15 de diciembre de 2012

Desvaríos en negro


No fue un encuentro casual.
Lo sabemos tanto tú como yo. No creo en esas gilipolleces del azar. Págame y seré una tumba. Olvidaré incluso el plan que diseñé para encontrarte. Págame y bórrate.

Puta realidad, más cruda que cualquier novela negra.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

sábado, 8 de diciembre de 2012

Propina


A veces hay cosas simples que atrapan mi atención, como este cartelito invitando a dejar propinas que encontré  en un bar de Camden Lock...


Es un poco lo que me pasa contigo: te miro, me haces gracia y me dan ganas de cometer excesos.
En los tiempos que corren...


jueves, 6 de diciembre de 2012

Verdad


La verdad es un material explosivo que sólo se puede manejar a pecho descubierto. Hay que estar un poco loco.

Estar del lado de la verdad es vivir a tumba abierta.
Vivir en mayúsculas.
Nadie dijo que fuese fácil.


lunes, 19 de noviembre de 2012

Mi (ex)vecino


Nunca he conocido a nadie tan parecido a su perro como mi exvecino del tercero. Ojos azules cristalinos, pelo canoso. Y guapo, muy guapo. Dueño de un husky siberiano.

Vivíamos en una casa en la que se oía todo. Sin hacer ningún esfuerzo yo sabía cuando subía, bajaba, se duchaba y alguna cosa más íntima. Estos bloques de corchopan en los que habitamos no dan casi lugar ni a la vida privada.

El caso es que poco a poco nos fuimos conociendo, los tres. A mí me interesó mucho este tipo, su pasado de novela y su perro. Un día me invitó a cenar. Bebimos vino y charlamos un buen rato en la terraza. Acabamos no sé cómo medio enredados en el sofá.

También fumamos un poco. Pero nada fue suficiente para que yo dejase de fijarme con horror en el suelo de su casa, exactamente igual al de la mía, pues éramos vecinos... pero no cabía ni un pelo más de su perro. Un escenario desalentador.
 
Yo no soy muy tiquismiquis y el tío me atraía bastante pero hay cosas que, aunque a los demás resulten invisibles, a los ojos propios les parecen la materialización de la anti lujuria.

Todavía nos llamamos de vez en cuando. Me gustaría preguntarle si aún tiene el perro, pero me da pereza que me diga que sí.

Demasiado rock and roll.


domingo, 18 de noviembre de 2012

¿Qué puedo hacer?


"Me como mucho el tarro, tengo esa costumbre tan de... desgraciao".

Antonio Luque (Sr. Chinarro)


martes, 13 de noviembre de 2012

Presente


El pasado es una trampa de la memoria.
El futuro, de la imaginación.

Aquí estoy, meciéndome en un tiempo sin tiempo.
Suspendida en un instante de infinito.
Colgada de una estrella.
Ojos abiertos.
Yo.


Bidegorri, pour moi


viernes, 9 de noviembre de 2012

Entre los párpados (I)


LA NOCHE / 1 
No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta. 

LA NOCHE / 2 
Arránqueme, Señora, las ropas y las dudas. Desnúdeme, desdúdeme. 

LA NOCHE / 3 
Yo me duermo a la orilla de una mujer: yo me duermo a la orilla de un abismo. 

LA NOCHE / 4 
Me desprendo del abrazo, salgo a la calle.
En el cielo, ya clareando, se dibuja, finita, la luna.
La luna tiene dos noches de edad.
Yo, una. 
Eduardo Galeano


martes, 6 de noviembre de 2012

Otredad

"La otredad es un sentimiento de extrañeza que asalta al hombre tarde o temprano, porque tarde o temprano toma, necesariamente, consciencia de su individualidad".
Octavio Paz

Hay momentos en que esa extrañeza me abruma: pienso en mi individualidad, que es siempre la misma... y parece que fuera de mí nada exista. Es extraordinario cuando ocurre. Segundos de consciencia plena de mi singularidad. Y de lo lejos que está de la singularidad de cualquier otra persona. Soledad inherente. Destellos de cordura solitaria. Momentos de claridad. Duele a veces, pero es lo que hay.


martes, 30 de octubre de 2012

Por un mundo mejor


Hoy no cuento nada.
Sólo os mando un abrazo.
Y un guiño, por un mundo mejor ohohohohhhhhhh...

domingo, 28 de octubre de 2012

Nuestras cosas


Hay cosas que por mucho que te diga, nunca sabrás.
La vida es también una sucesión de secretos y acertijos.
Entre tú y yo.


sábado, 27 de octubre de 2012

jueves, 25 de octubre de 2012

Cuerda de atar


Ayer, pronto por la mañana, cogí la bici y salí de casa silbando, medianamente feliz, con buena cara al mal tiempo, hacia el hospital, donde me puse enferma. Curioso.
Luego hice algunas de mis rutinas. Escribí rarezas. Quise comprar mandarinas. Pero no hay manera. Pensé en mis miedos. Me reconcilié con alguno de ellos. Bailé por casa. Llamé a gente del pasado, para traerla al presente. Compré harina a mi panadero preferido... no sé, por hablar con él un poco más suelo comprarle cosas absurdas que luego van rodando por mis armarios. Me obsesioné un rato contigo o con lo que a mí me gustaría que fueras tú, que en realidad es otra cosa. Que no eres tú. Estuve sola también, incluso me olvidé un rato de que existes. Inquietante. Lei un capítulo de El Valle de los Avasallados. Muy corto. Planeé ir a ver lobos. O a bailar con lobos. Me encontré con niños, con los que tengo una relación mucho mejor que con la mayoría de los adultos. Soñé. Hice listas. Muchas listas. Cada día hago más listas para todo, como si fuera a olvidarme de repente de comer. En algunas listas lo anoto "comer, comprar pan, depilar..." bffff... Agotadora.

Ayer, tarde por la noche, cogí la bici y salí de casa silbando, medianamente feliz, con buena cara al mal tiempo, hacia el cine, donde me dormí. 
Y eso, me hizo pensar. Mucho.


martes, 23 de octubre de 2012

Pasa el otoño


Pasa el otoño
también aquí...

Tiempo de echar de menos
lo bueno que fue o incluso será.
O lo que nunca existió.


El otoño es un tiempo dorado
maravilloso
pero no te dejes atrapar.


viernes, 19 de octubre de 2012

Ainss


Como el día
lluviosa y azul.

Gracias, Tom
por cantarlo tan bien


Plan B


Mi plan B
eres tú
pero te empeñas
en correr despacio
y alejarte acercándote
y yo
me vuelvo loca
pero más cuerda que nunca
y me subo a tu globo
con mi vértigo
y todo.

lunes, 15 de octubre de 2012

jueves, 11 de octubre de 2012

Cuidado con la perra

Entre el cielo y el suelo
olfateo la vida
Entre la realidad y el sueño
espero
Tengo paciencia
pero
no me incites a enseñarte los dientes

Vida perra? pour moi

jueves, 4 de octubre de 2012

Sobrevivir al vacío

Cuidado con el vacío, se comporta como una ventosa que se te agarra al alma.
Y el otoño cataliza el proceso.

Da vértigo. Miedo. Ganas de salir corriendo.
Pero el vacío, en realidad, no es nada.

Nada. Nunca. Nadie. No.
No hay palabras amables para el vacío.
La única posibilidad que deja es sobrevivirle.


jueves, 27 de septiembre de 2012

Ambiguo


Experto en puertas abiertas
Graduado en puntos suspensivos
Doctor en tensión no resuelta

efímero y ambiguo
mientras yo
me desgarro sin ruido


miércoles, 19 de septiembre de 2012

Lunática




Ilustración de Sasha Ivoylova

Te expliqué que vivo en la luna y, aún a riesgo de perderte, hoy te lo repito: soy una lunática. No intentes entenderlo. Tampoco me sometas a juicio. Nací así.

Desde mi posición, mitad condena, mitad privilegio, soy capaz de comprender cosas con gran claridad, mientras que lo que queda del otro lado de la luna, entra en eclipse y, te pongas como te pongas, no lo puedo ver.

Acostumbro a mirar la tierra, tan lejos y tan cerca, por si te encuentro entre los puntitos de luz. Lo peor es cuando hay luna nueva; así no hay manera de seguirte la pista... Reina la oscuridad.

Pero... ay! con la luna llena... Con la luna llena me deslizo por su superficie redonda, gigante; me hacen cosquillas sus cráteres en la lunática piel. Y te veo. Me divierte verte en tus juegos tontos, como esperando un milagro... Qué pequeño te veo... 

Y es en esos momentos cuando entiendo, que bien puede ser que los milagros existan en (nuestra) realidad. Lo demás es luna nueva.

martes, 18 de septiembre de 2012

Que suene Mali


"Antes de que podamos perdonarnos unos a otros, tenemos que entendernos"

"Requiere menos esfuerzo intelectual el condenar que el pensar"

"Si el amor no sabe cómo dar y recibir sin restricciones, no es amor, sino una transacción que nunca deja de insistir en más o menos"


"Prefiero tener rosas en mi mesa que diamantes en mi cuello" 

"Si no puedo bailar, tu revolución no me interesa"

Emma Goldman


Que suene Mali, que les dejen cantar
¿hay un mundo posible sin música?
A mí, si no puedo bailar, tampoco me interesa ninguna revolución...


viernes, 10 de agosto de 2012

Tormenta


Estallan truenos
que dejan sin respiración
Calor asfixiante
tormenta de verano
Energía que se acumula
hasta romper el cielo en dos

Se acabó la tregua

Tierra mojada
bajo mis párpados


viernes, 3 de agosto de 2012

(Des)memoria


Mi memoria juega al escondite.

Parece como si saltase de flor en flor, incapaz de posarse en los cardos. Duelen las espinas. Cuando te pinchas en una de ellas, algo se desprende por el torrente sanguíneo. Y los recuerdos negros se deslizan hasta el corazón.

Yo no olvido fácilmente pero a mi memoria le entretiene jugar a esconderse y me oculta lo innombrable: para no hacerme tanto daño, para no verme triste. Sin embargo, otras veces me sorprende reglándome recuerdos brillantes,  instantes de luz. Carne de gallina.

A lo largo de los años comprendí que los recuerdos intensos son el mejor tesoro que nos queda del pasado. Y el pasado es todo menos el efímero presente. Todo y nada, todo o nada.

Ahora, en lugar de pesarme el  no recuerdo, cada día es una reconciliación gozosa con mi memoria desmemoriada, tan caprichosa. Sólo lo importante.

Y sí, todavía me acuerdo de ti. 
Y de que el amor está en el camino.
Y de poco más...


miércoles, 1 de agosto de 2012

6 acordes


Seis acordes pueden cambiar una vida. O dos. Si no, que se lo pregunten a Leonard Cohen. He encontrado por casualidad las palabras que dijo al recibir el Premio Principe de Asturias de las Letras en el 2011. Hay algo conmovedor en este hombre de voz rasgada. También en lo que cuenta. Y en lo que canta.

El caso es que para mí, habla de regalos. Y da su agradecimiento: a la tierra, a la voz de Lorca que le dio permiso para descubrir su propia voz, al español que le regaló esos seis acordes y decidió marcharse... quién sabe si regalándole también curiosidad por seguir explorando, más allá de la tristeza.

Me hace pensar en la infinidad de regalos que nos hacen: unas palabras, un tiempo compartido, un olor, una canción... Cada día nos llega algo de los demás, en mil y una formas. Regalos que pueden cambiarte la vida o, al menos, enriquecerla. Y también me hace pensar en lo vulnerable de lo vivo. Hoy aquí, mañana allá.

Por eso hay que tener los sentidos despiertos para no pasar por alto ninguno de los regalos que recibimos. Y no olvidar que, aunque a veces parece que has cogido un raíl que te lleva hacia el norte, un día te llegan seis acordes casuales de alguien que se cruza levemente en tu camino y continuas, inevitablemente, hacia el sur. 

Gracias Leonard! 



domingo, 15 de julio de 2012

Brutal


Vivir es violento
hay bombas
fobias
maniobras de guerrilla
y desengaños 

Sangre que se derrama
hay sufrimiento
enfermedad
falta de coherencia
y desmayo

Brutal es el dolor de estar viva
sobre todo si las balas
me encuentran
bailando desnuda

Brutal es la ceguera
que no deja ver
que más allá del dolor
está la vida



Como Chavela Vargas,
que a sus 93 años sigue siendo desgarradora y brutal.

viernes, 13 de julio de 2012

Lo intangible


Apología de lo intangible: la belleza, la energía, las ideas, la música, la virtud, un paisaje, el amor, el humor, la risa, la alegría, los sueños, la solidaridad, una sonrisa, un rayo de sol que se enreda en mi pelo, la salud, el deseo...

Más allá de las personas que queremos, todo lo importante es intangible. Incluso lo realmente especial de las personas, lo que nos hace singulares, es intocable. Lo otro es carne (cruda).

Nadie tiene tanto poder como para arrancarnos lo intangible.
Y mira que lo intentan, dando zarpazos acá y allá, tocando más allá de lo razonable.
Me dan igual. Que les jodan.
He aprendido  a esperar sin razón.

Tengo la certeza de que mi alma necesita una alta dosis de libertad simplemente para ser. Y cada vez veo más claro que lo tangible, resta.

Un día más me quedaré sentada aquí...


martes, 10 de julio de 2012

Pequeña

Cuanto más grandes son mis palabras, más pequeña me siento, sabedora de que lo que no digo es infinito. 
Preñada de infinito. Así estoy. Todo es demasiado. Digo demasiado pero me callo más. Siento demasiado y a la vez noto el sabor amargo de la anestesia en la boca. Envidio las medias tintas y sin embargo en ellas me ahogaría: en el mar tranquilo de las medias tintas.

Puede que no tenga remedio.
O puede que simplemente sea cuestión de perspectiva...


 

miércoles, 4 de julio de 2012

Medio pan y un libro


Alocución de Federico García Lorca al Pueblo de Fuente de Vaqueros (Granada). 
Septiembre 1931.
“Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.
Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.
No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.
Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?
¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.
Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura’. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz."

Qué grande...


miércoles, 27 de junio de 2012

De repente

De repente
ya no es ayer
ni soy la misma

Avanza la vida
aunque a veces
parece que retrocede
como resaca de las olas

De repente
no hay ojos donde mirar
ni manos donde asirse

Nunca estamos preparadas para los de repentes



lunes, 25 de junio de 2012

Solsticio


Deseos que se cuelan en forma de sueños, en la noche más corta del año.
Piel de gallina.
Explotan en el mundo onírico porque la realidad, censora, no les da cancha. Sólo en esas horas breves de la noche de San Juan se atreven a hacerse presentes.

Quemar lo malo. Y bailar cerca del fuego, sabedora de que al año que viene volveré a este mismo lugar. Aprender es una inversión a largo plazo.

Certeza de que lo que ha de ser, es: predestinación o magia.

Sueños breves para mi largo solsticio.
Deseo en estado puro.


Repito canción: la banda sonora de mis sueños a veces es recurrente.

viernes, 22 de junio de 2012

El lugar correcto


Pocas veces he estado en el lugar correcto ni he dicho la palabra adecuada en el momento preciso. Hoy no es distinto y por un momento, sólo por un momento, he estado a punto de tirar la piedra sin esconder la mano; una piedra tan gorda que habría abierto un agujero tan grande entre tú y yo,  gigantesco, que difícilmente habríamos olvidado el momento. Ese sí que habría sido un preciso momento. 

Fantaseo con que mi suerte sería otra si hubiese aprendido de verdad a estar en el lugar incorrecto. Mierda! Desde allí he de manejarme y lidiar con lo que hay. A veces creo que es todo absurdo, tan absurdo como que trates de entenderme cuando me pongo así. No hay posibilidad. No way. Después de lo de hoy, sólo puedo recomponerme y esperar. Y entonces esperar más aún. El silencio y el tiempo no convierten lo que hay en otra cosa mejor, pero dan la tregua suficiente para que al menos la imaginación comience a construir algo en ese lugar que, puede que no sea el correcto, pero es el que he elegido, por ahora. Y también para poner las piedras fuera del alcance de mis manos.


martes, 19 de junio de 2012

Otoño en primavera

Día de charcos
otoño en primavera
Hay motivos

Menos mal que yo
guardo rayos de sol
en el corazón
y algo de esperanza
en el bolsillo

El cielo se abrirá y será casi verano


martes, 5 de junio de 2012

Realidades diversas


El mismo universo, galaxia, planeta
iguales referencias geográficas
idénticos puntos cardinales

Y sin embargo
la amenaza de no encontrarse
sobrevuela
mezquina
sobre nuestras cabezas


sábado, 2 de junio de 2012

Búsqueda

Sucede que se me pasan los días buscando aquello que, en realidad, no me resulta extraño: tratando de aprender cosas que en el fondo sé, añorando una situación ideal que casi podría tocar con los dedos, luchando por conquistar una especie de vibración que en realidad me acompaña y echando de menos a alguien que seguramente está muy cerca.

Todo a mi alrededor y yo sigo siempre buscando.
Suena raro.

Quizás la vida sea sólo eso: la incesante búsqueda, llena de dolor y placer, de lo que tenemos cerca o incluso dentro. Rodeamos esa búsqueda de tantas capas, que olvidamos vivir y nos ocupamos en banalidades: melodrama de alto voltaje. Hacemos meditación trascendente basada en la filosofía hinduista de octava generación buscando respuesta a nuestras dudas existenciales e insultamos al vecino porque no piensa del mismo modo que nosotros. Y así vamos, tropezando y buscando fuera lo que quizás es fácil resolver si miramos dentro con un poco de sentido crítico. Y constructivo. 

Pero es que a veces vivir en serio, acojona. 
Y tomarse la vida al pie de la letra no puede ser bueno para la salud.




 Una canción alegre pero triste, que llega desde Austria. 
 Me gusta. 
 Y un vídeo sobre esa búsqueda... 
  mmm

jueves, 31 de mayo de 2012

Pepinazo


El mayor bombazo pueden ser dos palabras, una llamada telefónica, tu mirada... unos segundos de parada cardíaca, mi salto al vacío.
El bombazo acecha a cada segundo; sobre todo si la adrenalina se proclama independiente.

A veces pienso en bombas, en balas, en explosivos de verdad. En lo anecdótico que resulta vivir. Y pienso también en personas que conviven con sus sonidos. Y con el agujero que dejan. Entonces entiendo que hay mundos en el mundo de los que hoy no puedo ni hacerme una remota idea. Me horroriza esa idea.

Y mis bombas cotidianas pueden ser igual de violentas, pero hay algo en las armas de fuego que me es ajeno: literal y afortunadamente.
 

martes, 29 de mayo de 2012

¿Por qué llora el niño?

Bidinte, o como cantar de la tristeza desde la alegría.
Gracias.

"¿Por qué llora el niño? Tiene dolor en su cuerpo. ¿Por qué llora el niño? Estará harto de ver tanta sangre. Vinieron los pájaros grandes con sus cuerpos de fuego, vinieron los pajaros grandes con sus huevos de muerte. Cazadores desconocidos, por equivocación -dicen- dispararon a las aldeas. Cazadores, negros como nosotros, se equivocaron y dispararon a los campos. Los campos ardieron y las aldeas también. Nos duele, nos duele el alma."


lunes, 28 de mayo de 2012

Mareo

No sé si es la luna
las mareas
cómo gira el mundo
o soy yo

Sólo sé
que en ocasiones el vértigo está

Pero tampoco temo ya a las mareas
sólo las veo pasar


miércoles, 23 de mayo de 2012

Rutina

Bendita rutina.
Que permites los días sin sobresaltos y las emociones razonables.

Maldita rutina.
Que evitas las sorpresas y asfixias la vida.

La única rutina que me salva eres tú.
Y un montón de pequeñas cosas que me invento mientras espero.


sábado, 12 de mayo de 2012

12.05.12

AHORA

Ahora es el momento de hacer lo que más quieres.
No esperes al lunes, ni esperes a mañana.
Que no aumente en ti la caravana
de sueños pisoteados. Ya no esperes.

No reprimas por miedo o cobardía.
No postergues la vida con más muerte,
y no esperes nada más de la suerte
que no hay más que tu tesón y tu energía.

Si tu sueño es hermoso dale forma
como esculpe el arroyo la ribera;
como el viento que vive y se transforma.

Y para que todo resulte a tu manera,
redacta para ti mismo tu norma
y convierte tu otoño en primavera.

e. j. malinowski

lunes, 7 de mayo de 2012

Silencio

Qué decir cuando ya es hoy.
Fue bonito lo de ayer, aunque tú quizás no lo sepas nunca.

Las cosas que no he dicho me rondan a veces. Es bueno que las palabras salgan, sí. Pero cuando hay tantas, cuando se agolpan para tener su lugar al otro lado de mis labios, prefiero callarlas por no invadirte, cerrar la boca y que el silencio diga lo que tenga que decir. Siempre me han gustado las palabras pero a veces confunden.

Y ahora, después de tanto silencio, me gustaría poder decir algunas cosas importantes: me faltan tus manos, echo de menos tu abrazo, te quiero, deseo que estés bien, siento hacerte tanto daño. 

Qué dificil es decir exactamente lo que quiero decir, cuando lo quiero decir, como lo quiero decir y a quien lo quisiera decir.

Acompaño mi silencio
bailando descalza
este precioso y último vals


miércoles, 2 de mayo de 2012

Como el agua




"La libertad no hace felices a los hombres, 
los hace sencillamente hombres"
                                                                             Manuel Azaña

lunes, 30 de abril de 2012

Pesa

Me pesa la lluvia
los días grises
las dudas existenciales
las ausencias
el tiempo que se va
y lo que no es
o nunca pudo ser

Las palabras-misiles
que salen imparables
sembrando el pánico
haciéndonos víctimas
Esas también me pesan

El sueño que se retrasa
El cansancio de otras vidas
Tus manos que no están
Los ojos que ya no miran
Mi casa desordenada

Pesa la vida tantas veces
que ser consciente
de la intensidad de estar viva
o acabar arrastrándome
es la diferencia
entre poder calibrar la balanza
o no.

Pesa este instante
pasa este instante


miércoles, 25 de abril de 2012

Efímero


Felicidade se acha é em horinhas de descuido 
                                                               Joao Guimaraes Rosa


La felicidad llega cuando te despistas, cuando no estás pendiente de si viene o va. 
Es una novia caprichosa, ésta.
Y efímera.
 
Como el olor de la tormenta del sábado pasado.
O después, cuando el cielo y el suelo se empeñaron en componer un lienzo bellísimo...


Como el abrazo que esperas. O incluso más, el que ni imaginas.
En algunas palabras también se esconde.

También se entretiene en la música, donde me abandono tantas y tantas veces. Esos ratitos con banda sonora en los que sólo puedo ser feliz, porque todo discurre en tanta armonía que es imposible no dejarse llevar al otro lado. 

Maravillosas horillas de descuido.

Algunas veces la felicidad llega de rebote, como me ocurrió ayer.

Gracias, Loreena. Un poco por todo.

jueves, 19 de abril de 2012

Lo mejor de ti

Me deslizo
por las cuerdas de tu arpa
comprendo
que por encima de  palabras 
la música 
expresa de modo inequívoco
sin gramática

Belleza

No necesito hablar idiomas
para conectar con lo mejor de ti


miércoles, 18 de abril de 2012

Para saltar por la ventana

He abierto una ventana en el muro para ver el cielo, para sentir el aire en la cara, para soñar que la vida discurre tranquila incluso en parajes que no logro adivinar. Me costó mucho esfuerzo abrirla, luchando contra las piedras que se acumulaban delante de mí y no me dejaban ver.

Ahora que miro más lejos, que respiro tranquila, que cada vez conozco más lugares posibles, escudriño el horizonte buscando siempre algo más.

He abierto una ventana y bien podría saltar por ella, pero me sobran los motivos -o la curiosidad- para bajar la escalera e ir detrás de ese algo más. Tengo una ventana muy valiosa, pero elijo la puerta.
Una libertad que todavía me queda.


domingo, 15 de abril de 2012

Iniciática

Vivir es un viaje iniciático continuo.

Si tú quieres, hay situaciones decisivas y momentos de los que recoger una enseñanza a cada pestañeo. Me interesa mucho la profundidad de lo cotidiano. Pero sin mucho aspaviento. Sin obsesión por lo espiritual y la trascendencia. Me interesan los aprendizajes básicos, del día a día, esos que nos sirven de verdad.

Estos días inciertos tienen tanta letra pequeña que a veces nos resulta imposible descifrar todo lo que esconde en su sutileza. Las personas también somos viajes: lo somos las unas para las otras. Y así giramos enredándonos de una u otra manera.

Te busco, me buscas y si nos encontramos es para aprender algo. Echo de menos, en ocasiones,  cuando escuchaba más. Ahora a veces me emborracho de palabras y te las vomito. No me gusta esa sensación: es bueno vaciarse pero no encima de otros. Tampoco me agrada recordarme muda. Así soy: siempre en discordia interna, pero cada vez más serena. Este es mi viaje.

En cualquier caso prosigo ruta, improvisando itinerarios, con curiosidad y expectación. Descubrir duele tantas veces. Viajar es maravilloso pero puedes ir demasiado lejos.

La vida me resulta un poco así, una experiencia iniciática prolongada: la más dura de las drogas.

Torre iniciática (Quinta da Regaleira), por Ada Red

domingo, 8 de abril de 2012

Extraño viaje

El autobús para en este lugar sórdido. Lo odio, sobre todo porque está tan sucio que mis zapatillas se pegan al suelo y a punto estoy de quedarme allí, en ninguna parte. Llegar aquí me recuerda que de mi viaje de ida tan sólo hace cuatro días; mismo ritual invertido. El eterno retorno. Todo son idas y vueltas, para acabar en el mismo sitio. Nacer y morir. Y las vivencias y los sueñecitos que nos echamos en medio.

Coincide parar aquí con el fin del libro Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo, de Albert Espinosa. Lo elegí para este viaje por lo sugerente del título, sin más. Me cuesta unos minutos de reflexión entender el final. O convencerme a mí misma de que sí. Estoy lenta.

La vida es ésto. Los viajes también. Se ponen en juego fichas que ni siquiera podemos comprender. Y, sí, el eterno retorno juega un rato al escondite. El tiempo también baila, como en el libro. Los encuentros, la falta de encuentro. El suelo infecto de este bar de carretera y el cielo limpio de Extremadura. El tú y el yo. Los sentimientos que nos regalan los demás, a los que apenas conocemos. Nuestra cercanía. El deseo. Sexo. Un placer, viajar. Me duele la espalda. Instrumentos musicales. Arte. Exyonquis. Corazones, no más. Cerveza y planetas distintos. Un teatro, la vida. Lo grueso que se puede hacer el silencio. El miedo a quedarnos sin sueños. La necesidad de encontrar a un extraño que nos explique lo que no sabemos de nosotras. El paisaje del valle de la Serena al atardecer. Las palabras que no he dicho. La risa que amansa a las fieras. Ruinas romanas y ruinas cotidianas. El otro que nos completa. Buen gusto. Malos entendidos.

Saber que hay personas con las que podríamos haber sido algo más, o algo menos, si no nos empeñásemos en ser cada uno. Tú o yo.

Es un viaje extraño éste, como el libro que cierro. Divertido y lleno de interés, con mucho amor pero también deja tristeza en los ojos y suspiros profundos. Las realidades se entrecruzan continuamente pariendo otra nueva realidad. Ya no sé lo que he leído y lo que he viajado.

Me bajo del autobús. Estoy de vuelta.
A ver qué sueño esta noche.


Esto también me lo traigo del viaje. Mira qué bien!

martes, 3 de abril de 2012

Espejismo

Hay sueños recurrentes que me agobiarían si los soñase, pero mi mundo onírico no va por ahí. Mis sueños se empeñan en ser tan libres que sólo me visitan cuando no duermo.
Son todo lo contrario a las pesadillas, pero un poco sí me complican la vida. Porque llega un momento en que no sé si la realidad es real o son sueños que se atraviesan, se superponen al día a día. Tienen su encanto. Y su poder adictivo. Logran estos sueños-espejismo camelarme muchas veces con sus historias: milongas que me emocionan, sí, pero me tapan los ojos a lo que hay. Y lo que hay es lo que es. Creo.

Los espejismos son este estado intermedio en que yo ya me muevo con soltura. Hasta que se rompe el espejo, de tan superlativo, y acabo clavándome sus añicos en los pies.
Ay, los pies sangrantes... esos sí que me devuelven al suelo. Rápido.


domingo, 1 de abril de 2012

Disidente

Me alejo del mundo
para tomar perspectiva
y elijo
el único modo que encuentro
de estar y ser yo

Disidencia

Es valioso
ser cada vez más una
quizás más vieja y rara
o libre

Disidente de casi todo
descubro
agazapada
la soledad compañera
menos aniquiladora
que la sumisión

Disidencia, belleza y amor
receta
para mi supervivencia cotidiana

Disidente
pero tampoco de ti


domingo, 25 de marzo de 2012

¿Quién me iba a decir a mí?

Mi percepción de las cosas cambia cada día. Todo fluye, nada permanece. Siempre ha sido así.
Fluye la vida como fluyen los ríos, como todavía fluyen los ríos. Y en ese fluir constante siempre quedan segundos de lucidez, de pensamientos claros como el agua. O como el agua clara, que no es lo mismo. 

Hoy me he regalado un paseo largo, en bici, siguiendo el río. Es una suerte. Y pedaleando en este día de horas raras, espectacular, he hecho memoria cayendo en la cuenta de que esta ciudad empezó a ganarme cuando el río dejó de ser un espacio oscuro. Ahora me parece un lugar mucho más bonito. Habitable.
En esa "humanización" del río se han hecho cosas mal y muchas son mejorables, no cabe duda, pero Zaragoza es otra ciudad desde que la ribera del Ebro se puede disfrutar. Hay rincones preciosos. Y accesibles para todos. He estado casi tres horas montada en la bici sin tener que bajar ni una vez. Con este buen tiempo de hoy, había mucha gente haciendo deporte, parejas, familias, solitarios vocacionales o circunstanciales, lectores, fotógrafos... gente de todo tipo disfrutando del aire libre en plena ciudad. Un simulacro de monte en medio del asfalto, pero en estos tiempos en que desplazarse es artículo de lujo, tener y mantener estos espacios vivos es fundamental. Siempre lo ha sido, pero quizás en otros momentos se le ha dado menos valor. Tener a la mano estos remansos de paz, trocitos de tierra y retazos de naturaleza, me reconcilia con el hecho de vivir aquí.

Nunca pensé que el río sería mi mayor enganche a esta ciudad...

El río es un reflejo, pour moi

De los Monegros al Ebro, música de Facunda, una mujer de aquí

martes, 20 de marzo de 2012

Destino

1. m. hado: fuerza desconocida que se cree obra sobre los hombres y los sucesos.

A veces hablo sola. Muchas veces. De lo que me pasa. Y de lo que no.
Sobre todo discurseo de lo que no pasa, porque lo otro de alguna manera es como si me quedase escrito en la memoria, en la retina, en la piel o incluso en el corazón.

Hoy iba conduciendo, sola (situación preferida para hablar en voz alta) y me ha dado por liarme con el destino. Y es que hay coincidencias, azar, situaciones, que sin duda parecen fruto del destino, que si nos hubiésemos empeñado habría sido imposible que se dieran: ¿no os parece? Hay instantes de conexión para los que han sido necesarios un montón de pequeños pasos previos, que se han ido cumpliendo, uno a uno, sin un plan trazado de antemano. Pero yo soy una tía muy dubitativa y lo mismo que me emociono con una de mis preciosas casualidades, pierdo fuelle al menor atisbo de desencuentro.  Por muchas razones creo que la vida es una sucesión de improvisaciones. La mía, al menos. He llegado hasta aquí y ahora por muchos condicionantes que poco tienen que ver conmigo (al menos de modo consciente) y por un montón de sucesos, tantas veces fortuitos, que me han hecho (o todo lo contrario) coger los caminos que he ido eligiendo... Puedo asegurar que mis caminos son auténticas carreteras de montaña, tipo puerto de Cotefablo, para quienes os podáis hacer una idea...

En fin, que no sé si creo en él o no... Lo que sí es seguro es que creo en la magia, en la magia cotidiana que de vez en cuando nos sorprende con uno de sus trucos.

Del destino sólo puedo deciros que hoy quería contar algo completamente distinto, y aquí estoy con este lío... No sé si será destino o qué, pero al final me he puesto a divagar y he hecho público que hablo sola, en voz alta, cuando conduzco. Con música de fondo, eso sí. Y si el viaje es largo, os podéis imaginar la película que me puedo montar yo solita.

Estoy de psiquiatra. Lo sé. Sé que es consuelo de tontos, pero no soy la única.

Y encima estoy prácticamente segura que hoy, en lo más emocionante de mi disertación (que encima no me acuerdo y por eso no os la cuento en detalle), me he saltado un radar y en pocos días tendré en el buzón un recordatorio de la realidad menos poética: una multa por exceso de velocidad.

Ya estoy pensando en recurrirla, alegando enajenación transitoria, vamos, lo que viene siendo hablar sola. Pero me da que no. Que ni caso. Igual les hablo del destino. A ver qué pasa.


sábado, 17 de marzo de 2012

Tiempo

Giro en las agujas del reloj
vertiginosa
Aguardo la señal a en punto
paciente
Confío en esta espera
despreocupada
Porque sé que el tiempo avanza
implacable
Pero da treguas
ratitos de descuido
amables
Para que la vida fluya
indómita

También yo
También tú
al encuentro de nuestro tiempo



viernes, 16 de marzo de 2012

Que veinte años no es nada (2)

Trafico para ti con músicas de otro tiempo:
damas que se esconden y pesca de sentimientos.

Sentimientos cada vez más esclarecidos, eso sí.



(grande también el baile!)





Hace un tiempo me habría parecido una locura, ahora sé que veinte años, los que tienen estas canciones, no son nada. Hay cosas que no cambian, como la belleza verdadera. 
Y si no lo crees, mira aquí.

jueves, 15 de marzo de 2012

Canción de cuna

No se me ocurre otra canción de cuna que tu abrazo
hipnótico más potente que tu aliento jugando en mi nuca
ni mejor somnífero que tu caricia en la espalda.

La más dulce de las nanas.

lunes, 12 de marzo de 2012

De amor y de muerte

Frontera que no existe en los mapas
se dibuja en mi piel
mi cordura cabalga en esa ola
que a veces, encabritada,
me deja sin respiración
entre el deseo
y la falta.

Locura.
No más.

Peleo mis días entre el amor y la muerte
ahí me juego la alegría
y el norte.


a Jigsaw - "No More" from MPAGDP on Vimeo.

sábado, 10 de marzo de 2012

El coraje de Vic


Me he enredado esta mañana un poco en la vida de Vic Chesnutt. Todo ha surgido a partir de escuchar un par de discos (Plato Fuerte, 1997) en los que el sello Everlasting Records presentaba a un montón de grupos de la escena independiente de entonces. Son canciones que me acercan otro tiempo hasta que casi puedo olerlo, y entre ellas hay unas cuantas que me emociona mucho volver a escuchar ahora, después de tanto abandono.
De Vic Chesnutt sólo sabía que me gustaban algunos temas y esa voz suya tan particular. No sabía de sus circunstancias, de su vida y mucho menos de su largo viaje. Después de bucear un poco en lo que dice la red (y de imaginar sobre lo que no dice) me quedo con el coraje y con el talento de este hombre.
Con su vida. Con su libertad.
Y con canciones como ésta.


lunes, 5 de marzo de 2012

Quijotesca

Febril y enferma
con la fuerza justa para abrir los ojos
te busco
no sé si eres gigante o molino
luz al final del largo túnel
infierno
o paraíso.

sábado, 3 de marzo de 2012

El escenario

Tuvieron una noche de besos y confidencias. Rodaron por aquella cama y, abrazados como amantes, les llegó el amanecer. Con los primeros rayos de sol, él tuvo que partir. Seguía la gira.

Él era el batería de un grupo de pop rock alternativo. Da igual. 
Ella se quedó con un mail apuntado en el posavasos de la última copa que habían tomado la noche anterior, antes de ir al hotel. Intercambiaron algunos mensajes cómplices durante un tiempo. Con una dosis encantadora de cariño, aunque cada uno con su vida. Cada uno en su continente.

Un año después, cuando quedaba de aquello un recuerdo dulce, coincidieron en Londres. Actuaban en el Shepherd Bush Empire. Él dejó unas invitaciones y unos pases VIP para la fiesta de después en taquilla, a nombre de ella.
Ella fue con su pareja. Él le contó que iba a ser papá. Fue una noche divertida, en la que acabaron todos juntos: ella y su compañero, él y todo su grupo y Klaus, un mexicano que rescataron del concierto junto a una chica francesa de la que se había enamorado fulminantemente. Una noche algo loca de reencuentro, en la que también tuvieron tiempo, él y ella, de mirarse a los ojos y situarse en una distancia media pero llena de gracia. Todo fue  muy entrañable. Incluso saber el lugar que ocupaba cada uno en los recuerdos del otro.

Ella siempre ha dado una gran importancia a las personas que han pasado por su vida. Es conservadora en los asuntos de corazón: le gusta cuidar y mantener los grandes amores, también los pequeños afectos...

Él volvió al año siguiente a la ciudad donde ella vivía, con su grupo. Quiso verle. Él también.  Ella había terminado con su pareja y fue sola al concierto. Y cuando acabó, él le pidió que le acompañase al hotel. Hablaron en poco tiempo de muchas cosas, querían exprimir los minutos juntos.

Y en el último momento, justo antes de subir al autobús que le esperaba (show must go on...), él le robó un beso de película.

Ella se quedó sola en medio de la calle oscura, mientras ese autobús se alejaba, y sintió que el chico que de verdad le había conquistado era el que conoció la primera vez, ese que no era el batería, el famoso ni el artista. Ese que se llamaba Luis. El otro era el que se subía al escenario, que también  le gustaba mucho, sí, pero sólo en el escenario... 

Aquel beso de estrella de rock a su fan, les impulsó a universos distintos.
Y sus caminos nunca más se han vuelto a cruzar.

miércoles, 29 de febrero de 2012

De sueños, rarezas, belleza y locura

Ahora sé que también yo soy una Somiatruites con mayúscula.
Gracias, Albert y compañía.

El más delicado concierto en el día más raro de los pasados o de los próximos cuatro años, que no es poco.



Os dejo aquí la canción que más me gusta de Kiko Veneno, interpretada por Albert Pla.
Hay varios motivos para poner esta canción que no es de Albert: el primero lo mucho que me gusta y más que la cante él, el segundo, que no doy pistas a los que queréis un día ir a verle en directo y el tercero, que así he estado todo el tiempo que ha durado Somniatruites, entre la risa desatada y el llanto emocionado. Bendito guiño también a Antonio Vega.
Grande!

lunes, 27 de febrero de 2012

Amor sin techo, locura sin suelo

Los veo casi todos los días al pasar con la bici. La calle testigo de su amor es la calle Coimbra. No sé qué pasa últimamente que casi todo tiene que ver con este lugar hermano. Ya lo cantaron Siniestro Total: menos mal que nos queda Portugal!
Pero esa es otra historia...

El caso es que lunes, miércoles y viernes paso por ahí, siempre con prisa. Y hace un tiempo descubrí, en un hueco entre los árboles de la ribera del Huerva, muchas cosas. Primero me parecieron un montón de cachivaches tirados ahí por algún vecino sin escrúpulos... pero un día, pasé un poco más despacio y pude ver que encima de un colchón, debajo de un montón de mantas y con mil cacharros alrededor, yacía una pareja. No sé cuánto tiempo llevan allí pero el frío polar se lo han comido entero en la calle, de eso estoy segura. Siempre que paso están abrazados, rodeados de una mugrienta y fría realidad. Un día discutían a gritos, pero seguían enredados en su improvisada cama. Otros días se ríen, a carcajada limpia.
Cuando paso por ahí me imagino algún trocito de sus vidas, cada día de una manera, pero no logro hilvanar una historia para ellos. Me conmueve ver un amor tan loco. O una locura tan llena de amor. 

Estos días el tiempo les está dando una tregua, pero hoy seguían abrazados. Deben tener el frío metido en el alma. No sé qué comen, ni si comen. No sé si ni siquiera se levantan del colchón. Sólo un día vi al hombre medio incorporado. Me pareció gastado, casi un anciano. La calle corroe. 

¿Puede el amor de esta pareja llegar al cielo, a puro de ser un amor sin techo?
¿O es un amor-locura... en la que han perdido suelo?

Es bizarra, sucia, destemplada y quizás enferma.
Pero a mí me conmueve su historia de amor.

Alguna lágrima negra seguro que habrán derramado. Va por ellos.

domingo, 26 de febrero de 2012

Guerras cotidianas

Hay palabras que convierten la discusión en pelea.
No quiero tener razón. Sólo quiero que me tengas en cuenta. Me agota reivindicarme cada vez. Me extenúa tu mirada angosta, sólo tuya. En cada batalla me desangro un poco más.
También me doy cuenta que no eres tú. Soy yo.

Debería abandonar mi trinchera. Debería hacerlo, pero odio los "debería" y me cobijo en ella. Quizás es miedo a mostrarme ante ti a pecho descubierto, porque sé que a veces dueles. Puede que me haya acomodado en la tibieza de nuestra guerra; no hay descontrol, no hay odio. Sólo hay algo de rabia enquistada que viene y va. Desencuentros cotidianos. Son rabias distintas, la tuya y la mía, pero de algún modo hemos encontrado una contienda a nuestra medida, sin más víctima ni daño colateral que un poco tú y otro poco yo.

Estoy tejiendo una bandera blanca para ti. Espero que la aceptes y que juntos podamos enjugar las lágrimas.

jueves, 23 de febrero de 2012

Caricias perplejas: Miliciana

Caricias perplejas: Miliciana: Fotografía de la miliciana  Marina Jinesta. Tomada de AQUÍ . Esta Miliciana ha sido, posiblemente, el más compartido de mis poemas.  De...

miércoles, 22 de febrero de 2012

Wish you were here

Hay instantes
de lucidez o de locura
en que deseo
más que nada en el mundo
que estés aquí.

No me canso de esperar
un milagro
ni renuncio a soñar
mi sueño
en el que tú
y sólo tú
llegas -esta vez de verdad- a mí.

martes, 21 de febrero de 2012

Ludovico

Falta justo un mes...
Y ya echo de menos la próxima primavera: eso que cada vez me gusta más el invierno, pero una cosa es el frío meteorológico y otra bien distinta el frío que se ha instalado por aquí. El frente siberiano-polar no es nada comparado con la que tenemos liada. Hay dolor y rabia contenida. Y sin contener. Estamos todos, más o menos, jodidos (menos los de siempre)...

Pero también hay libros contra las porras. Y eso a mí me reconforta.
También nos quedan las pequeñas alegrías individuales. Algunos logros colectivos.
Mantener las ilusiones requiere un esfuerzo que hay que estar dispuesta a hacer.
Yo no pierdo la esperanza...

Falta un mes para primavera. 
Cuando ella llegue, estará aquí -para recibirla- Ludovico Einaudi.
Tú decides!

sábado, 18 de febrero de 2012

Beirut

Hay gente que se empeña en ensuciar el brillo de los jóvenes.
La juventud está llena de sabiduría. Como la niñez. Puede que como cualquier edad. Se aprende de los grandes tanto como de los menores. Y "un respeto a la edad" me parece una máxima aplicable, como la misma expresión deja claro, a todas las edades: las avanzadas y las tempranas.

Pero además, la juventud cuenta con energía y futuro.
Yo, a decir verdad, no me recuerdo especialmente lela cuando tenía 18 años. Ni mucho menos incosciente. Quizás lo era demasiado... 

Pienso que con los años sólo vamos afianzando lo  importante, que ya sabíamos quizás desde antes de nacer. Y vamos acumulando datos, eso sí. 

¿No os parece que lo que toca Zach Condon lo transforma en arte?
Este chico es muy joven y empezó a crear músicas antes de los dieciséis años.
Me gusta su modo de cantar, me gustan los instrumentos, me gusta el aire balcánico, el sonido redondo, la energía que dan la trompeta y el acordeón...
Me gusta la juventud, también mental.



¿acaso no tiene una voz preciosa?

Vagabond (... del último disco)
Nantes (y este, por exceso, porque me gusta!)

viernes, 17 de febrero de 2012

Madre

Te pienso
como si el tiempo estuviese detenido.
Me arropas
en un abrazo profundo
de ternura infinita como infinita eres tú.
En las sombras y en los claros
me observas con una media sonrisa.
Y yo me reinvento
sabedora
de que tu amparo sigue intacto
me empeñe en ser blanca o negra.

No hay calendario que pueda medir
la intensidad de nuestro tiempo.
Tampoco hay corazón que logre
salir indemne de tu ausencia.
Te pienso cada día
y todavía te sueño.

Y es por eso que
quizás
he logrado sobrevivir.



Hijos del amor, autor desconocido

jueves, 16 de febrero de 2012

Buen día


Perante o Horror de muitas cosas que nos rodeian
penso
que 
cada vez falta menos para la primavera.





No, los buenos días no nos los podrán robar...

miércoles, 15 de febrero de 2012

Bom dia


Ante el horror de muchas cosas que nos rodean
pienso
que
cada vez falta menos para la primavera.






No nos robarán los buenos días...

domingo, 12 de febrero de 2012

Marcos, the artist

En el principio fueron los mandalas de cerveza y tintas de color. 
Luego llegaron los fractales, las interpolaciones, Apophysis e infinitas horas de render.
Las espirales y 3D.
Ahora ya me he perdido, pero me cuentas que algo estás cocinando: seguro que está delicioso!

Te sobra paciencia para estar enfrascado en estas, tus criaturas. 
Ese es uno de tus dones. También tu gusto estético.
Es difícil valorar todo el trabajo y creatividad que hay detrás de los minutos que acabas mostrando.

A veces me gustaría que este rincón tuviese mucha más difusión, sólo para que las cositas ricas que crea gente a la que quiero mucho, como tú, pudiesen ser apreciadas por todos los ojos ávidos de belleza.
Un beso, Marcos.
No surrender!



(este es un vídeo del inicio, un recuerdo lleno de luz)

Moriarty

Agrocanciones.
Ésta en concreto a mí me parece incluso más bonita que el ambiente de Piracés, con sus torrollones y todo. Y eso es mucho decir.
Pasaje pétreo hacia la estepa monegrina.
Salud y buenas canciones, César-Moriarty!
Qué suerte encontrar esta joya...

sábado, 11 de febrero de 2012

Just breathe


Me rindo ante  la evidencia, que eres tú.
Quédate conmigo y respiremos, no necesito nada más.


Me desarma esta canción. 

De brownies y otras especias

Entre alguna calabaza, champiñones, masas quebradas, pimienta negra -mucha pimienta negra- y un buen yogur, me quedo con el chocolate.
Antes no era tan laminera, pero ya no me resisto.

¿Sabéis el poder de convocatoria de un brownie?
Yo ayer lo comprobé.
Os cuento: si queréis que vuestra cena sea un éxito, anunciad brownie, aunque nunca llegue...