Dulce introducción al caos

Vivir y enredarse. Desenredarse y vivir más aún.

lunes, 18 de abril de 2011

Enroque

Defiendo mi partida
del único modo que sé.
Me da miedo el abandono
sufro vértigo
de tanta conciencia
que en un momento dado
puede saltar por los aires
caprichosa
y dejarme desnuda
abúlica
incluso diría que feliz.

Me enroco
así te pierdo de vista
y disimulo mis miedos.
Me desdibujo
consciente
de  no haber luchado.

Es mi defensa tanto como mi ruina.