Dulce introducción al caos

Vivir y enredarse. Desenredarse y vivir más aún.

lunes, 31 de mayo de 2010

Mañana

Guarda bajo llave tus juicios
y saca del cajón
el abanico de colores.
Quizás mañana sea
un día especial.
Y no me gustaría que lo arruinase
ni un discurso mental equivocado
ni los tonos grises.

domingo, 23 de mayo de 2010

Staring at a ceiling full of stars

Contradicciones.
Los puños llenos de amor, son una.
Es un arma que a veces  utilizo.
Y me doy cuenta.
Y no me gusta.
Y la utilizo, y me doy cuenta, y no me gusta.
Y así, hasta el infinito.

Si en vez de puños son puñados de amor... ya es otra cosa.

Y me pone la piel de gallina esta canción.


viernes, 21 de mayo de 2010

La última estación

Los viajes sin retorno son siempre un misterio para mi. Un misterio lleno de tristeza. Sé que son algo natural, un cambio de estado, algo previsible, humano y vital, en el sentido de que a la vida pertenecen. Sin vida no hay muerte. 
Un parto al revés. El inicio de un viaje desconocido para el que se va. Quizás sólo dolor en el que se queda en el andén. Al que coge el tren lo imagino en paz, en reposo, en dulce nada.
Una despedida más dolorosa cuanto más inesperada. 
Duele no ver, no tocar, no sentir la respiración, la voz, el abrazo cálido de esa persona a la que tanto quieres.
Sólo queda de ella o él lo que guardes en tu memoria. Y lo que aparezca en tus sueños.
Faltan a mi alrededor personas importantes, algunas hace demasiado tiempo. 
Quizás por eso mi relación con la muerte, con ese no-estar-para-siempre, haya sido bastante traumática.
Me gustaría poder decir otra cosa, porque con la razón se puede llegar a entender casi todo.
Pero no hubo razones para aquella despedida.
A regañadientes he tenido que ir improvisando un pacto de no agresión para aceptarlo. Está todavía en proceso de redacción y puedo vivir con ello, no es que mi día a día esté marcado permanentemente con el estigma de su falta, pero puedo decir que casi. Tenía entoces dieciséis y puede que algo de mí permanezca todavía allí. Siento que me he perdido conocer en profundidad a una gran persona.
Tuve que hacer tanto esfuerzo por comprender y perdonar, que cuando me dí cuenta sólo escuchaba a los demás y poco o nada a mi misma. Y terminé enferma. No podía ser de otra forma.
Ahora que, aunque poquitas, peino alguna cana, me escucho más...
No quería escribir hoy tan triste. 
Pero una amiga ha perdido a su madre y de este tema, algo sé.
Me alegra por mi amiga que han hecho un recorrido largo juntas. Eso es una gran suerte.
Pero sé que a esta hora está triste, sin fondo, mascando el adiós.
Te mando un abrazo envolvente, Ana.
Sé que no me lees, pero sabes que me tienes.


martes, 18 de mayo de 2010

Aquí

No sé quién eres
tampoco cómo
pero, en muchas ocasiones,
me gustaría que estuvieras aquí.
Dos almas solitarias
nadando en la misma pecera.


miércoles, 12 de mayo de 2010

Sin maquillar

Belleza de cara lavada, mayo 2010

Me gusta de ella que lleva floreciendo desde que llegó a mis manos, en agosto del año pasado.
Que me la regaló una persona a la que admiro.
Que no necesita mucha atención.
Que es guapa sin aditivos.

lunes, 10 de mayo de 2010

De lo que nunca soñé

He escapado de accidentes
sobrevivido a catástrofes
y luchado con valentía
en batallas perdidas de antemano.
Algunas reales y otras no.

Todo ello no ha doblegado mi carácter inquieto
lo que no significa
que no haya desmayado
en un rincón
en multitud de ocasiones.

La libertad me dio una moneda de doble cara
sobre cuyo borde hago equilibrios.

El tiempo me regala una certeza:
saberme más fuerte de lo que nunca soñé.
Aunque a veces, lo diré muy bajito,  me siguen entrando dudas...


martes, 4 de mayo de 2010

Por todo lo alto

Celebraré
por todo lo alto
mis fracasos
pues será
mi particular manera
de crecer.

Pero antes,
déjame que llore.


sábado, 1 de mayo de 2010

En un puño

Hoy
igual que ayer
he tenido el corazón en un puño.
Hoy
vuelvo a preguntarme
si podemos juzgar a alguien en una situación extrema,
por qué la montaña engancha
aunque su cara fea sea mortal,
y por qué los grandes protagonistas
son casi siempre los que no salen en los libros de historia.