Dulce introducción al caos

Vivir y enredarse. Desenredarse y vivir más aún.

miércoles, 21 de abril de 2010

A trabajos forzados

Condena
A trabajos forzados me condena
mi corazón, del que te di la llave.
No quiero yo tormento que se acabe,
y de acero reclamo mi cadena.

No concibe mi mente mayor pena
que libertad sin beso que la trabe,
ni castigo concibe menos grave
que una celda de amor contigo llena.

No creo en más infierno que tu ausencia.
Paraiso sin ti, yo lo rechazo.
Que ningún juez declare mi inocencia,

porque, en este proceso a largo plazo,
buscaré solamente la sentencia
a cadena perpetua de tu abrazo.
                                                  Antonio Gala



Soneto de Antonio Gala musicado e interpretado por Antonio Vega.
Sobran las palabras...

domingo, 18 de abril de 2010

Edad llena de inocencia



Los años no son más que círculos cerrados, como los anillos de crecimiento de los árboles.
Cada año cierra un ciclo y la corteza, esa piel que nos rodea, los contiene.
A veces los años son homogéneos, círculos casi perfectos.
Y otras veces se entretienen, se estiran, incluso se tuercen . 
Hay grietas que truncan un año, o más, o muchos más.
Y también hay curvas que los enriquecen.
Nuestra piel, cada día más gruesa, abriga los años.
Y nuestros años, cada vez más años, nos hacen crecer.
Qué bueno crecer!
Y qué bueno, con la edad, seguir siendo -al menos- un poco inocente.

miércoles, 14 de abril de 2010

Fractal antiguo

  Fractal 2.2, por Marcos Rotllán

De última generación
y a mí
me parece antiguo.
Al final, todo son círculos.


lunes, 12 de abril de 2010

El alma que me anima

El alma es pura energía
que prendida en un cuerpo
lo anima
le da vida.
De ahí que ánima sea sinónimo de alma.
Digo yo.

Mi alma soy yo. Es lo que me mantiene viva.
Mi sustancia.
Mi cuerpo es mi circunstancia.

domingo, 11 de abril de 2010

Bienvenido al Paraiso


Me gustaba mucho cuando me acompañaba esta canción, mientras conducía: 
era la sintonía de Bienvenido al Paraiso, de Radio 3.
Cuánto tiempo que no la escuchaba!
Y qué ganas de cantarla, o mejor gritarla, 
como sólo en un coche (y yendo sola) se puede hacer!

miércoles, 7 de abril de 2010

A medias


Muchas veces encorsetamos la belleza.
Y así, sólo tenemos primaveras a medias.

lunes, 5 de abril de 2010

El cajón donde guardo el corazón...

...tiene varias cerraduras cuyas llaves tiré al mar
en un instante de desasosiego.
Ahora me gustaría que volviese a latir,
porque es abril, sobre todo porque es abril
y no quiero que me roben un mes de primavera.
Bucearé hasta el abismo más remoto para encontrarlas
y liberarte.
Deseo que vuelvas a bombear
como en otro tiempo: a pecho descubierto.

El cajón donde guardo el corazón sirvió un tiempo como enfermería.
Ahora he de sacarlo de ahí
antes de que el cajón sea peor que el colesterol.