Dulce introducción al caos

Vivir y enredarse. Desenredarse y vivir más aún.

viernes, 31 de diciembre de 2010

I wish to build

Construir...
una casa
un camino
un amor

cada minuto
cada día
este año
y el que viene.

Construir.



Con tanta belleza, todo resulta más sencillo.

viernes, 17 de diciembre de 2010

lunes, 13 de diciembre de 2010

Vuela alto

... mucho más allá de Manhattan o Berlín.




Yo he volado escuchándote en más de una ocasión.
Gracias.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Balanceo

                                                                                                                              Dondolio, por AdaRed

Mi mirada.
Tu balcón.
Su canal.
Nuestra agua.
   Nuestro sol.
Vuestras flores.
Sus colores.
   Y el balanceo.
Mi, tu, su, nuestro, vuestro balanceo.

Venezia in autunno.
Che fortuna!

martes, 7 de diciembre de 2010

La mía

Mi curiosidad consiste en ir hacia adelante, en buscarte, buscarme y dibujar un paisaje para nosotros.
En informarme de lo importante, que rara vez coincide con lo que dice el telediario.
En aprender, leer, buscar, rebuscar, ir, volver...
Si en alguna ocasión no me he sentido curiosa, más me parecía a una  lechuga que  a mí misma.
Son cosas que pasan.
Pero, en general, mi curiosidad es inmensa e intensa.
Llámame cotilla, pero me interesan mucho las vidas: me han contado muchas, yo a veces también la conté. 
Nunca te buscaré por eso, pero no me extrañaría que nos encontrásemos y compartieses conmigo parte de la tuya.
Son cosas que pasan, también.
Y ahora, en mi curioso autismo lleno de curiosidad, navego por los días, hacia adelante, siempre adelante... adivinando caras tras el vaho de los cristales, husmeando entre líneas por las que nunca pensé descolgarme y, en definitiva, curioseando por mis horas y mis minutos:
buscándote y buscándome.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Curiosidad

Las tres marías, por Ada Red

"Siempre hay que seguir, aunque sólo sea por curiosidad."
Dante, personaje de Martín (Hache)

martes, 30 de noviembre de 2010

Rien de rien

Strangers in the night, pour moi

no me arrepiento de nada.

No, no me arrepiento de nada
Ni el bien que me han hecho, ni el mal
Todo eso me da lo mismo
No, nada de nada
No, no me arrepiento de nada
Está pagado, barrido, olvidado
Me da lo mismo el pasado

Con mis recuerdos
Yo prendí el fuego
Mis tristezas, mis placeres
Ya no tengo necesidad de ellos
Barridos mis amores
con sus temblores
barridos para siempre
Vuelvo a partir de cero

No, nada de nada
No, no me arrepiento de nada
Ni el bien que me han hecho, ni el mal
Todo eso me da lo mismo
No, nada de nada
No, no me arrepiento de nada
Pues mi vida
mis alegrías
hoy
comienzan contigo...
                           (traducción de Rien de rien, interpretada por  Èdith Piaf)

domingo, 28 de noviembre de 2010

Hay que atrapar las horas

Ayer mi amiga Marocha me propuso acompañarla a un conciertillo en un bar.
Quique Artiach, cantautor medio desconocido, medio apartado de pequeños circuitos por propia voluntad.
El caso es que me gustó mucho su voz y aquí la comparto:

Canción: 5 cosas he aprendido, de Quique Artiach
Estilo "Silvio"; quizás diréis que nada nuevo bajo el sol. 
A mí me sorprendió y gustó a partes iguales. Preciosa su voz cantada y encantada de haberle conocido.

La noche nos confundió y de la casualidad más casual, nos topamos también con este tipo tan salao que nos hizo echar unas buenas y nocturnas risas, que no está nada mal.

En definitiva, que hay que atrapar las horas.
Hoy y siempre.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Confieso

Cometí sincericidio.
Lo confieso.
Soy culpable.
No diré que fue una buena, pero sí una gran experiencia. Tuvo de bueno la simplificación que supuso. Pero quedaron cadáveres en el camino.
Ellos fueron mi condena.

Estoy en rehabilitación con otros sincericidas y todavía se me escapa alguna lagrimilla cuando nadie me ve.
Decir mi verdad, descarnada,  me alejó del suelo; porque hasta el mismo suelo quiso alejarse de mí.
No son buenos tiempos para el pecho descubierto.

Mi terapia es aprender a mentir. Lo justo para no hacerme daño. Lo justo para que tú no te asustes. Y te alejes. O te conviertas en un cadáver. 

Cometí sincericidio y ahora soy víctima de la mentira terapéutica.
Que me parece otra aberración.
No sé si tengo remedio.
Lo confieso también.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

La sangre

Gistaín (Huesca), mediados de los 70 -fotógrafo desconocido-

Sieso (Huesca), finales de los 80 -pour moi-

Sabe la sangre que es sangre
en Gistaín, en Sieso
y en el fin del mundo.
A mí la sangre me impresiona.
Además de que es verdad: nunca mejor dicho.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Olores

Este otoño huele a membrillo.
No sabía mucho de él y hoy he descubierto, por ejemplo, que el membrillero es originario de los países bañados por el mar Caspio.
También parece que en la antigua Grecia el membrillo estaba consagrado a Afrodita, la diosa del amor y la fecundidad; según Plutarco las novias griegas mordían un membrillo para perfumar su beso antes de entrar en la cámara nupcial.
Los romanos perpetuaron esta creencia y popularizaron la costumbre de proveer a los recién casados con un membrillo antes de entrar al hogar como símbolo de suerte, para alejar malas influencias.

Esto he aprendido hoy.
Mi casa estos días huele a membrillo y yo como su carne.
Algo se está cociendo...

Cydonia Oblonga, por Ada Red

Zeus

Ya te echo de menos.
El miércoles por la tarde pasaste, digamos, a situación de cautiverio.
Ahora que te necesitaba tanto!
En realidad hace ocho años y medio que te necesito y, la verdad, siempre has cumplido mis expectativas.
Contigo he visitado un montón de lugares; me has acompañado a Donosti, Toulouse, Florencia...
Nunca te has negado a venir conmigo; a tu lado he visto las cosas de otro color.
Cruzar la plaza del Pilar me hace sentir cosmopolita siempre que tú estés ahí.
Y qué contar de darnos una vueltecita por los pies de Guara!
O, ahora que  recuerdo: esos paseos por el canal, hasta un lugar casi mágico.
La última vez que te vi fue el miércoles, día tres de octubre, a las cuatro de la tarde.
Todo parecía normal.
Pero raro, muy raro, ese día no me esperaste a la salida del trabajo.
...
No sabes el hueco que dejas.
Sólo deseo que si la persona que forzó tu marcha no te trata bien, no dudes en encabritarte y tirarle al suelo. Un buen escarmiento. Ellos qué saben de tu importancia.
Conmigo nunca tuviste un mal gesto, la verdad. Tampoco te di motivos...
Yo creía que íbamos a compartir los restos de nuestras vidas. Y una vez más, la vida me ha sorprendido.
Sé que es dificil pero ójala volvamos a vernos.
Hasta siempre, Zeus. 
Fuiste una gran bici. 
Mejor compañera.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Extraña pareja

Cuando me hubo contado todas sus miserias empecé a encontrarlo atractivo.
¿Por qué seré tan gilipollas?
No estaba yo para psicoanálisis...
Pero aquí estamos y puedo decir, sin temor a equivocarme, que las miserias nos desnudaron, para acercarnos después y acabaron siendo un territorio miserable, pero compartido.
A veces añoro conocer a alguien menos mísero que él, pero pronto abandono la idea: es mi misérrimo preferido.

Gracias por colmarme de esta miserable dicha.

lunes, 18 de octubre de 2010

Variaciones

Si pudiera
   lo haría
   lo comprendería
   lo aceptaría
   lo compartiría
   lo aplaudiría
   lo celebraría
Pero hago, comprendo, acepto, comparto, aplaudo, celebro
   todo lo contrario.
Y eso que te quiero.
Mucho.
Pero todo lo contrario.

jueves, 14 de octubre de 2010

Un día completo

Hoy ha sido un día repleto de emociones:
- la muerte de un vecino del pueblo con 56 años, que me remueve las entrañas, entristece, emociona y hace relativizar (y aún no me hago a la idea)
- la discusión entre dos personitas a las que quiero mucho, casi demasiado, que me remueve las entrañas y entristece
- un niño que avanza más allá de sus dificultades -hoy lo he visto en mi trabajo- me alegra y anima
- un conciertillo flamenco, que me alegra y emociona
- conciertillo de Alejandro Monserrat y Al-Baïda, que me alegra, emociona y hace relativizar (por aquello de la fusión de culturas)
- en estos momentos quedan sólo 5 mineros atrapados en Chile y confío en que dentro de poquitas horas todos estarán a salvo: cuánto necesitaba una noticia así, de confianza, de salvación, de vida, positiva, en las portadas de los periódicos. Por fin una agonía con final feliz. 
Un querer y poder.
Entre tanta miseria -de todo tipo- que a veces nos rodea, siempre debería quedar espacio para los milagros cotidianos en primera página.
Y también nos vendría bien relativizar un poco más. No esperar a que llegue la muerte para hacerlo.

Hoy ha sido un día completo.
Sólo borraría la desaparición definitiva de Enrique pero, desafortunadamente, ese guión no lo escribo yo.
Dulce descanso.

sábado, 2 de octubre de 2010

Ya?!



Respira el sol
y toma el aire.
No olvides hacer la fotosíntesis!
Mientras podamos...

lunes, 20 de septiembre de 2010

A la mierda!



Ha sido la primera vez que me he animado a acercarme a una despedida comunitaria y anónima. Seguramente porque era cantada.
No sé por qué tengo esta sensación de cercanía. Resultas familiar.
Me han emocionado por igual tus canciones y el silencio sobrecogedor.
Te llevas muchas cosas. Y dejas más.
Buen viaje, Labordeta!
A la mierda!

sábado, 18 de septiembre de 2010

Pedaleando

Pequeño descubrimiento de hoy... (bueno, ya ayer).
Y un video muy bonico, sí.
Buen fin de semana!

martes, 14 de septiembre de 2010

Quereres

Si entre nosotros
hay tanto amor
¿por qué coño andamos siempre
levantando muros?
Menos mal que hemos aprendido a traspasarlos.

Quereres, por Ada Red

sábado, 11 de septiembre de 2010

Mucho más que un tratado

Girare il mondo: Maastrich, por Marcos Rotllán y Ada Red

Giravo e giravo
e mi sono resa conto 
che volevo fermarmi un pocchino quà.

martes, 7 de septiembre de 2010

jueves, 2 de septiembre de 2010

Amor más que seguro

Decidí
al igual
que mi casa
mi coche
y mis joyas
asegurar mi corazón.
Sus añicos
al romperse
me habían salpicado 
el alma
en alguna ocasión.
Un seguro con letra pequeña
y garantías de curación.
Con franquicia
bonificaciones
y extra
por si mal de amor.

Y resultó.
Ahora me enamoro
y desenamoro
cual
colegiala.
No hay dolor.
Suelo dormir con la póliza
bien guardadita
bajo el colchón.

Pero sueño
contigo.
Eso el seguro
no lo cubrió.

Y le pregunto
a mi corazón entero
si
en mi seguridad
soy feliz o
no.

¿?

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Ushuaia

Alguien entró a este rincón desde allí, desde Ushuaia...
Y mira, es ese un sur muy sur al que yo un día quiero viajar.
Qué ilusión me hizo!
Aunque sé que nadie me lee allí, que fue un error, puro azar.
Poco importa eso ahora.

Mientras voy y no voy a Ushuaia, os dejo esta canción.
(recomendado apagar luz y abandonarse)

lunes, 30 de agosto de 2010

Trancazo

Veo profundidad en tu mirada
al rozar tu piel sentí un escalofrío
pero no me lo voy a tomar muy en serio
pues estoy bajo los efectos del paracetamol.
Y una, es muy blanda.

viernes, 27 de agosto de 2010

Allí me colé

Ocaso donostiarra, por Ada Red
(pincha si quieres ampliar)


Barca a la deriva en el ancho mar.
Delicada ilusión.
A veces hecha realidad.
Otras temida.

martes, 17 de agosto de 2010

Por si aún no lo conoces...

 Que me palpen de armas
"Creo en el amor como en la experiencia más maravillosa de la existencia, como generador de toda clase de alegrías. Y en el amor correspondido, como la felicidad misma. Pero no fui educado para él, ni para la felicidad, ni para el placer, porque fui advertido malamente contra la entrega y el gozoso abandono que supone. Cada día, entonces, todavía es una ardua conquista, una transgresión, una desobediencia debida a mí mismo, una porfía. La laboriosa tarea de desaprender lo aprendido, el desacato a aquel mandato primario y fatal, aquel dictamen según el cual se gana o se pierde, se ama o se es amado, se mata o se es muerto. 
La vida, por tanto, no me ha endurecido, ese sea tal vez mi mayor logro. Que me palpen de armas. Dejo a un lado, si es que alguna vez tuve o me queda, toda arma que sirva para volverse temible, para someter, para acumular, para ser poderoso, para triunfar en un mundo de mano armada, en el que la felicidad se compra con tarjeta de crédito. 
No quiero que la lucidez me cueste la alegría, ni que la alegría suponga la necedad o la ceguera... 
Pero no me es fácil, me cuesta vivir a contratiempo, con la sensación de ser testigo de un desatino histórico gigantesco, de un extravío descomunal, tan irracional, absurdo o desolador como la bomba de neutrones. 
No entiendo al mundo. Me parece, como dice Serrat, que ha caído en manos de unos locos con carnet. Me siento ajeno a la debacle, pero en el medio de ella. Mi vida es apenas un instante en el océano del tiempo y es como si quisiera que ese instante fuera sereno y hondo, en el medio de una ensordecedora discoteca o de un holocausto definitivo, siempre a punto de estallar. Me desazona la banalización de la vida, el pavoneo de la insensatez, el triunfo de la prepotencia y de la ostentación, la deshumanización salvaje de los poderosos, la aceptación y el elogio del "sálvese quien pueda", la práctica y la prédica del desamor y de la histeria. Me descorazona la idiotez colectiva, la idealización de lo superfluo, el asesinato de la inocencia, el descuido suicida de lo poco que merecía nuestro mayor esmero, el desconocimiento o el olvido de nuestra propia condición. 
Me conmovió, no hace tanto, que el cosmólogo Sagan, en un artículo extenso, escrito como desde un punto perdido en el infinito del espacio desde el cual el mundo se observa como una bolita cachuza, terminara diciéndonos: "besen a sus hijos".
Escuchemos a esos hombres, sigámoslos, leamos a los poetas; no permitamos que el misterio de la existencia deje de estremecernos cada día, porque es el costo más alto que podemos pagar por nuestra necedad y nuestra omnipotencia. 
La vida de un árbol merece nuestra devoción y nuestro más grande regocijo. Al amparo gozoso de su sombra, acariciados por la tibieza de la luz del sol y arrullados por el sonido mágico e irrepetible de su follaje, mecido por la mano invisible del viento, estaremos a salvo de la alienación y de la orfandad; siempre y cuando seamos capaces de apreciar esa gloria mientras nos sea posible reconocer en ella nuestra mayor riqueza. 
Que la muerte no nos hiera en vida, que la ferocidad no nos pueda el alma. Que nada troque nuestra dicha de estar despiertos. Que una caricia nos atraviese como una flecha jubilosa y radiante. 
Besemos a los que amamos. Amémonos".
Óscar Martínez

Hoy he encontrado, rebuscando entre montones de fotos, este texto que me llegó vía mail la noche de Reyes del año 2000.
Y es que, hay regalos que se pueden recibir muchas veces...
Besos, besos

jueves, 5 de agosto de 2010

Renuncio

Renuncio a saber de ti
si a tu modo me desprecias
prefiero un dolor de muelas
a un dolor de corazón.
No me juzgues de esta forma
malcriada y caprichosa
hay sentencias que sentencian
a muerte y a desamor.
Razones huelen a nafta-
-lina que yo no quiero
en mi vida más pucheros
ni escenas de vodevil.
No me gusta que me llames
sólo por mi cumpleaños
te devuelvo los cumplidos
en un cajón los metí.
Si te duele, que lo entiendo
sí me duele, que lo sufro
si me extrañas, que lo dudo
sí me acuerdo, bien de ti.
Y en la ausencia de tus risas
me pregunto sin sentido
si habrá un día en que te sienta
como un día te sentí.

lunes, 26 de julio de 2010

Onírico

Te sueño
Me despiertas
Y nos embelesamos
Quizás sea éste el sonido de los sueños de los que despertamos con una sonrisa...



Espero que la próxima vez que esté cerca, no se me escape entre los dedos.

jueves, 22 de julio de 2010

... donde el amor naufraga en un acordeón.

A uno de mis hermanos le aburre, el otro -más jovencillo- no habrá escuchado una canción entera;
a algunos no les dice nada su música, otros lo detestan por ácrata e irreverente  y otros más por ex-saltimbanqui aburguesado...
Otros lo aman, sí. Mucho. De todo hay.
Yo, si llevase sombrero, me lo quitaría ante sus letras y los acordes con que las suele acompañar.
Me parece un genio de la dialéctica y, sobre todo, de la poesía.
Y por eso, lo aprecio.

En uno de sus conciertos lo ví en actitud rebordenca con una pobre que le gritó "guapo"...
Agradecido podría estar!
Lo humano, es lo que tiene...

Lo divino, eso que regala a los oídos de los que nos gusta su manera de contar, es lo que me convence.

Salud, Sabina!
Espero verte dentro de unos días.
No se me ocurrirá gritarte "guapo", descuida...

Ataduras

Hay lazos que me unen a ti
que me hacen más yo
   completa pero libre
   responsable y atrevida
   acompañada e inquieta.
Hay candados que me atan a ti
que estrangulan lo mío
   y me hacen dependiente
   sin brillo
   cautiva.

No me ates.
No te encadenes.
No nos enganchemos.
No disfraces el amor de posesión.
Pura asfixia.

Para amar
es necesario liberar primero
y aprender a sumar después
pues con el tiempo se olvida
que uno más uno son dos: tú y yo.
   Nosotros, sí.
   Pero tú y yo.

martes, 20 de julio de 2010

Terciopelo sonoro

Ahí lo dejo...
Habrá alguien que se identifique.
A mí esto me ha pasado, sí, y me gusta!

jueves, 15 de julio de 2010

Me gusta

Yo miento,
Tú mientes,
Él miente,
Nosotros mentimos,
Vosotros mentís,
Ellos mienten.
¿Qué coño habremos hecho con la VERDAD?

Artau´d Etto
Poema críptico del libro Desde el Callejón del Perro

martes, 13 de julio de 2010

Another lonely day

Pues sí, me gusta!
Además hoy he tenido una laaarga conversación sobre los días solitarios:
sería una premonición?
El jueves concierto. He tardado poco en convencerme...
Ya era hora!

martes, 6 de julio de 2010

Infinito

Tú a Júpiter y yo a Plutón
como la película aquella...

¿Cuánto tiempo necesitaré
para aceptar que tú y yo
estamos en planetas distintos?

Lo cierto es que tenemos momentos
de conexión intergaláctica
a los que no quiero renunciar.

Pero cuando los idiomas se nos vuelven tan distintos
querría montarme en mi nave espacial
y viajar, por lo menos,
al doble de la velocidad de la luz.

sábado, 19 de junio de 2010

Cerezas

Tiempo de cerezas
de sandía
de piel desnuda
y sudor.
Abruma tanta quemazón
de un tiempo que llega
colmado de luz.
Intuyo el ambiente
de días largos
noches cortas
y amaneceres limpios
que se empeñan en recordar
que pese al sofoco
el mundo gira.


Año cereziano, por Ada Red

miércoles, 16 de junio de 2010

Monstruo de papel

Lucha de gigantes
convierte el aire
en gas natural.
Un duelo salvaje
advierte lo cerca
que ando de entrar.
En un mundo descomunal
siento mi fragilidad.
Vaya pesadilla
corriendo con una
bestia detrás.
Dime que es mentira
todo, un sueño tonto
y no más.
Me da miedo la enormidad
donde nadie oye mi voz.

Deja de engañar
no quieras ocultar
que has pasado
sin tropezar.
Monstruo de papel
no sé contra quien voy
o es que acaso
hay alguien más aquí.

Creo en los fantasmas
terribles, de algún
extraño lugar.
Y en mis tonterías para
hacer tu risa estallar.
En un mundo descomunal
siento tu fragilidad.
Deja de engañar
no quieras ocultar
que has pasado
sin tropezar.
Monstruo de papel
no sé contra quien voy
o es que acaso
hay alguien más aquí.

Deja que pasemos sin miedo.
Antonio Vega



Me estremece esta canción.
Un día la atrapé y la hice un poco mía; cuando la escuché por primera vez pensé que bien podría haberla escrito, aunque seguro que no tan bonita.
Todos tenemos monstruos, y más de papel que de carne y hueso.
Pasemos, sin miedo.

martes, 15 de junio de 2010

Atracciones

Se acercó sigilosamente y no me di cuenta de su presencia hasta que sentí su aliento en mi cuello.
Habíamos coincidido varias veces, por el barrio, en alguna parada de autobús cercana o en la taberna que suelo frecuentar los martes por la noche.
Intuía algo poco claro. No lo sabría ni siquiera explicar. Una sensación de conocernos de hacía mucho tiempo; también una intuición de que seguiríamos encontrándonos.
Y una certeza: atracción.
Hay muchas personas que me han atraído o me atraen por motivos bien diversos. Cada caso es único y la atracción responde a peculiaridades, a veces, difíciles de explicar. O que no quiero explicar, más bien.
En este caso me atrían sus manos. Siempre me fijo mucho en las manos. Tengo una imagen bastante nítida de las manos de casi todas las personas que conozco.
Los gestos de sus manos, más bien. Enérgicos y acompasados. Unas manos grandes. Unas manos con poder. Pensé que con esas manos, sólo podría ser una persona interesante. Unas manos que tendrían muchas historias que contar.

Y esta tarde, en el momento en que más gente había en la taberna, he notado su aliento en mi nuca.
Me he girado, sobresaltada y ahí estaba ella, esa desconocida cotidiana.
- ¿Qué haces esta noche?
...
Me he quedado de piedra, muda, y al final le he contestado un "tengo que irme" apresurado.

Y ahora estoy aquí, preguntándome si han sido mis prejuicios los que me han hecho salir corriendo.
Si mi atracción no era la misma que su atracción.
O si realmente me he perdido escuchar historias interesantes esta noche.

viernes, 11 de junio de 2010

jueves, 10 de junio de 2010

Interrogatorio

Lo que obtengas de tus preguntas
serán mis respuestas
nadie dijo que fuese la realidad.
Y no existe una única realidad.
Si te atreves a preguntarme
tendrás que ser capaz 
de aceptar lo que te conteste.
¿lo serás?
A veces el silencio
es la única respuesta posible.
Tantas veces.
Si quieres que tu respuesta no se malinterprete
no respondas.
Esto es muy pesimista.
Preguntar todo
es como contarlo todo.
Aburre.
Me he quedado sin preguntas.
Ni respuestas.
Muchas veces.
Y ahora también.
Buenas noches!

miércoles, 9 de junio de 2010

Fran, Rosa, León y los demás

Desaparecieron de mi vista porque así tenía que ser.
Tantas veces me he preguntado qué habrá sido de ellos y ellas...
Me entretiene imaginarles un devenir feliz.
Aunque sé que es dificil.
Todos y todas tenían algo en común:
arrastraban un pasado oscuro, casi negro;
necesitaban una mano, un hombro, unos oídos y una boca
(aunque muchas veces ni lo sabían).
Con ellos aprendí a ser acogedora y firme a la vez.
En ese encuentro y desencuentro jugamos nuestras cartas.
Inolvidable descubrir cuánto, en el fondo, nos parecemos las personas.
Y de qué forma tan terrible podemos diferenciarnos.

Me enseñaron mucho más de lo que ellos podrían creer.
                                                Espero que su presente, cuando menos, sea habitable.

lunes, 31 de mayo de 2010

Mañana

Guarda bajo llave tus juicios
y saca del cajón
el abanico de colores.
Quizás mañana sea
un día especial.
Y no me gustaría que lo arruinase
ni un discurso mental equivocado
ni los tonos grises.

domingo, 23 de mayo de 2010

Staring at a ceiling full of stars

Contradicciones.
Los puños llenos de amor, son una.
Es un arma que a veces  utilizo.
Y me doy cuenta.
Y no me gusta.
Y la utilizo, y me doy cuenta, y no me gusta.
Y así, hasta el infinito.

Si en vez de puños son puñados de amor... ya es otra cosa.

Y me pone la piel de gallina esta canción.


viernes, 21 de mayo de 2010

La última estación

Los viajes sin retorno son siempre un misterio para mi. Un misterio lleno de tristeza. Sé que son algo natural, un cambio de estado, algo previsible, humano y vital, en el sentido de que a la vida pertenecen. Sin vida no hay muerte. 
Un parto al revés. El inicio de un viaje desconocido para el que se va. Quizás sólo dolor en el que se queda en el andén. Al que coge el tren lo imagino en paz, en reposo, en dulce nada.
Una despedida más dolorosa cuanto más inesperada. 
Duele no ver, no tocar, no sentir la respiración, la voz, el abrazo cálido de esa persona a la que tanto quieres.
Sólo queda de ella o él lo que guardes en tu memoria. Y lo que aparezca en tus sueños.
Faltan a mi alrededor personas importantes, algunas hace demasiado tiempo. 
Quizás por eso mi relación con la muerte, con ese no-estar-para-siempre, haya sido bastante traumática.
Me gustaría poder decir otra cosa, porque con la razón se puede llegar a entender casi todo.
Pero no hubo razones para aquella despedida.
A regañadientes he tenido que ir improvisando un pacto de no agresión para aceptarlo. Está todavía en proceso de redacción y puedo vivir con ello, no es que mi día a día esté marcado permanentemente con el estigma de su falta, pero puedo decir que casi. Tenía entoces dieciséis y puede que algo de mí permanezca todavía allí. Siento que me he perdido conocer en profundidad a una gran persona.
Tuve que hacer tanto esfuerzo por comprender y perdonar, que cuando me dí cuenta sólo escuchaba a los demás y poco o nada a mi misma. Y terminé enferma. No podía ser de otra forma.
Ahora que, aunque poquitas, peino alguna cana, me escucho más...
No quería escribir hoy tan triste. 
Pero una amiga ha perdido a su madre y de este tema, algo sé.
Me alegra por mi amiga que han hecho un recorrido largo juntas. Eso es una gran suerte.
Pero sé que a esta hora está triste, sin fondo, mascando el adiós.
Te mando un abrazo envolvente, Ana.
Sé que no me lees, pero sabes que me tienes.


martes, 18 de mayo de 2010

Aquí

No sé quién eres
tampoco cómo
pero, en muchas ocasiones,
me gustaría que estuvieras aquí.
Dos almas solitarias
nadando en la misma pecera.


miércoles, 12 de mayo de 2010

Sin maquillar

Belleza de cara lavada, mayo 2010

Me gusta de ella que lleva floreciendo desde que llegó a mis manos, en agosto del año pasado.
Que me la regaló una persona a la que admiro.
Que no necesita mucha atención.
Que es guapa sin aditivos.

lunes, 10 de mayo de 2010

De lo que nunca soñé

He escapado de accidentes
sobrevivido a catástrofes
y luchado con valentía
en batallas perdidas de antemano.
Algunas reales y otras no.

Todo ello no ha doblegado mi carácter inquieto
lo que no significa
que no haya desmayado
en un rincón
en multitud de ocasiones.

La libertad me dio una moneda de doble cara
sobre cuyo borde hago equilibrios.

El tiempo me regala una certeza:
saberme más fuerte de lo que nunca soñé.
Aunque a veces, lo diré muy bajito,  me siguen entrando dudas...


martes, 4 de mayo de 2010

Por todo lo alto

Celebraré
por todo lo alto
mis fracasos
pues será
mi particular manera
de crecer.

Pero antes,
déjame que llore.


sábado, 1 de mayo de 2010

En un puño

Hoy
igual que ayer
he tenido el corazón en un puño.
Hoy
vuelvo a preguntarme
si podemos juzgar a alguien en una situación extrema,
por qué la montaña engancha
aunque su cara fea sea mortal,
y por qué los grandes protagonistas
son casi siempre los que no salen en los libros de historia.

miércoles, 21 de abril de 2010

A trabajos forzados

Condena
A trabajos forzados me condena
mi corazón, del que te di la llave.
No quiero yo tormento que se acabe,
y de acero reclamo mi cadena.

No concibe mi mente mayor pena
que libertad sin beso que la trabe,
ni castigo concibe menos grave
que una celda de amor contigo llena.

No creo en más infierno que tu ausencia.
Paraiso sin ti, yo lo rechazo.
Que ningún juez declare mi inocencia,

porque, en este proceso a largo plazo,
buscaré solamente la sentencia
a cadena perpetua de tu abrazo.
                                                  Antonio Gala



Soneto de Antonio Gala musicado e interpretado por Antonio Vega.
Sobran las palabras...

domingo, 18 de abril de 2010

Edad llena de inocencia



Los años no son más que círculos cerrados, como los anillos de crecimiento de los árboles.
Cada año cierra un ciclo y la corteza, esa piel que nos rodea, los contiene.
A veces los años son homogéneos, círculos casi perfectos.
Y otras veces se entretienen, se estiran, incluso se tuercen . 
Hay grietas que truncan un año, o más, o muchos más.
Y también hay curvas que los enriquecen.
Nuestra piel, cada día más gruesa, abriga los años.
Y nuestros años, cada vez más años, nos hacen crecer.
Qué bueno crecer!
Y qué bueno, con la edad, seguir siendo -al menos- un poco inocente.

miércoles, 14 de abril de 2010

Fractal antiguo

  Fractal 2.2, por Marcos Rotllán

De última generación
y a mí
me parece antiguo.
Al final, todo son círculos.


lunes, 12 de abril de 2010

El alma que me anima

El alma es pura energía
que prendida en un cuerpo
lo anima
le da vida.
De ahí que ánima sea sinónimo de alma.
Digo yo.

Mi alma soy yo. Es lo que me mantiene viva.
Mi sustancia.
Mi cuerpo es mi circunstancia.

domingo, 11 de abril de 2010

Bienvenido al Paraiso


Me gustaba mucho cuando me acompañaba esta canción, mientras conducía: 
era la sintonía de Bienvenido al Paraiso, de Radio 3.
Cuánto tiempo que no la escuchaba!
Y qué ganas de cantarla, o mejor gritarla, 
como sólo en un coche (y yendo sola) se puede hacer!

miércoles, 7 de abril de 2010

A medias


Muchas veces encorsetamos la belleza.
Y así, sólo tenemos primaveras a medias.

lunes, 5 de abril de 2010

El cajón donde guardo el corazón...

...tiene varias cerraduras cuyas llaves tiré al mar
en un instante de desasosiego.
Ahora me gustaría que volviese a latir,
porque es abril, sobre todo porque es abril
y no quiero que me roben un mes de primavera.
Bucearé hasta el abismo más remoto para encontrarlas
y liberarte.
Deseo que vuelvas a bombear
como en otro tiempo: a pecho descubierto.

El cajón donde guardo el corazón sirvió un tiempo como enfermería.
Ahora he de sacarlo de ahí
antes de que el cajón sea peor que el colesterol.

viernes, 26 de marzo de 2010

Cosquillas

Tener cosquillas es un estado de gracia.
No sabrías decir en qué momento empezaron, ni qué fue lo definitivo, pero ahí están.
Los días se aligeran y las noches se convierten en aliadas.
Te cambia la expresión de la cara, los ojos te brillan, estás más guapo o guapa.
Una especie de enajenación se apodera de tí, normalmente transitoria, con risa floja, sentimientos  a flor de piel, cierta hiperactividad y emotividad a la intemperie.
Provoca un estado placentero en el que todo parece conexión, todo cuadra, todo encaja.
Está escrito. Es casi magia.
Hay que ver la de cosas en común que tienes con esa persona. Y lo que te gusta.
Y cómo se cuela en tu pensamiento. Está casi siempre ahí.
Es la pieza perfecta para completar tu puzle.
Un estado de luz, esas cosquillas previas.
Tu perspectiva te dice que es en parte un espejismo, pero tú mandas a tu perspectiva al carajo!

Lo que quise decirle a mi amiga es que se deje mecer por ese estado de gracia y lo disfrute. 
Que vuelva a ser un poco ella-niña, que a ratos viene bien.
Después ya se verá; se instalará la realidad, otra realidad, poco a poco. 
Además ella es muy buena encarando realidades.

Para mí es un recuerdo hermoso. Las cosquillas que me ha hecho la vida en algunas ocasiones. Qué placer!
Nunca renunciaré a las cosquillas.
Espero que tú, amiga mía, tampoco.

lunes, 22 de marzo de 2010

Atardece, que no es poco

 El sol se asoma a la ventana, marzo 2010

Atardece y el sol se asoma, antes de irse a dormir, para mis ojos.
Pasa agua que limpia y arrastra mi pereza.
Y además es primavera.
No es poco.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Ada al Aire

Llegas y me provocas
y te respiro
y me respiras.
Me das la vida
me purificas
y también me crispas.
Me revuelves los papeles
y si los pierdo
estoy perdida.
Aire que quiero
aire que odio
aire que necesito, eres.

Y aquí
con mi brazo en alto
te espero
y a la vez te desafío:
ven, pero no te atrevas a venir.
Aire, aire...


Oda al Aire, por Victoria M. González
(Agaete, Gran Canaria)

domingo, 14 de marzo de 2010

Esta semana: Cine Realizado por Mujeres

Voy con retraso, pues empezó ayer...



Zaragoza, del 13 al 21 de marzo de 2010
Centro de Historia y Casa de la Mujer


El martes 16 se proyecta "Chaves, la memoria expoliada" que algun@s ya sabéis, me toca de cerca.
Es un documental que denuncia la destrucción del yacimiento neolítico de la cueva de Chaves (uno de los dos más importantes en la península ibérica).
Hace ya un año que se tuvo conocimiento de semejante barbaridad.
El documental recoge muy bien todo lo que rodea este vergonzoso expolio del patrimonio.

Si estás por Zaragoza, te animo a que vayas a verlo.
Merece toda la difusión.

Pensamiento bajo el puente

Es lo que tiene darse un paseo cámara en mano.
Puedes captar y compartir pequeños momentos,
pequeñas cosas, que hacen que el día termine más suavecito.
Feliz fin y comienzo de semana!

jueves, 11 de marzo de 2010

Mi cuarta piel

Me he hecho un abrigo para estos últimos zarpazos del invierno.
No deja pasar el viento ni el frío ni la humedad.
Así estoy calentita y contenta, esperando la primavera.
Mi abrigo es el mejor, pero la gente por la calle me mira:
vale, me pasé en las medidas y casi lo arrastro, es verdad,
además de que está hecho de mil retales que, seguramente,
les llaman la atención.
La gente, a veces, no sabe lo que quiere...
Y yo sé que no quiero pasar frío.

Piel con piel
se ve todo de otra manera.
Pero ahora
es tiempo de abrigos.

miércoles, 10 de marzo de 2010

26 céntimos no tienen la culpa

...de que hoy haya empezado el día con mal pie, pero la actitud de quen me los ha pedido, sí.

Entro en el banco, para ingresar el alquiler de un garaje.
Me aseguro de que no son las 10,30 pues sé que si llega esa hora fatídica, no eres nadie. No existes.
No tienes derecho a hacer esa gestión, aunque la persona que podría atenderte esté cruzada de brazos.
Estoy sola en la Caja. Frente a mí una mujer-trabajadora (¿??) hablando por teléfono.
Su conversación gira en torno a un premio que le han dado a su niño y tal y cual. 
Habla con un amigo.
Empezamos bien.
No se corta un pelo y sigue unos 3 o 4 minutos hablando de sus cosillas.
Se acerca un compañero y me mira. Sólo me mira. 
La que tengo yo en frente teclea de vez en cuando alguna letra; creo que pretende que parezca que está haciendo algo por la humanidad...
Cuelga, por fin.
Me atiende:  hace el ingreso.
Y me pide 26 céntimos.
????????????
No sabía yo que por ingresar dinero en efectivo en una cuenta hubiese que pagar...
Bueno, sé que hay que pagar por casi todo, pero esto es nuevo para mí.

Le digo que nunca me había pasado esto; nunca había tenido que pagar por hacer ese ingreso.
Me dice que siempre, entonces, me lo habían hecho mal.
Le pregunto el motivo.
Y me dice:
"Mira, para todo lo que no sean operaciones en efectivo, pasa por esa otra ventanilla"
Y se pone a hablar por teléfono.
........

Joder, con la que está cayendo, el montón de gente sin  trabajo que hay y tener que aguantar a impresentables así, cómodamente apoltronados en su sillón, mirándote desde su altura virtual...
Que no son los céntimos (que te cobren por todo cabrea, sí, mucho también), que es la manera de tratarte.
Y que un mal día lo tiene cualquiera.
Pero no me han quedado ganas de volver a comprobar si mañana lo tiene mejor.

Eres muy fea
(para contrarrestar el mal pie, unas risas)

(la funcionaria del otro día era ficción; ésta es real y no es que tuviese la mirada seca, no,
yo creo que se le había extendido ya al alma.
 Como dije, menos mal que hay pocos!)

lunes, 8 de marzo de 2010

Y por cierto...


Hay mujeres que arrastran maletas cargadas de lluvia,
Hay mujeres que nunca reciben postales de amor,
Hay mujeres que sueñan con trenes llenos de soldados,
Hay mujeres que dicen que sí cuando dicen que no.
Hay mujeres que bailan desnudas en cárceles de oro,
Hay mujeres que buscan deseo y encuentran piedad,
Hay mujeres atadas de manos y pies al olvido,
Hay mujeres que huyen perseguidas por su soledad.
Hay mujeres veneno, mujeres imán,
Hay mujeres de fuego y helado metal,
Hay mujeres consuelo, hay mujeres consuelo,
Hay mujeres consuelo, mujeres fatal.
Hay mujeres que tocan y curan, que besan y matan,
Hay mujeres que ni cuando mienten dicen la verdad,
Hay mujeres que exploran secretas estancias del alma,
Hay mujeres que empiezan la guerra firmando la paz.
Hay mujeres envueltas en pieles sin cuerpo debajo,
Hay mujeres en cuyas caderas no se pone el sol,
Hay mujeres que van al amor como van al trabajo,
Hay mujeres capaces de hacerme perder la razón.
Joaquín Sabina, 1986

Miradas

Tener la mirada seca es muy distinto a mirar secamente.
Entre las dos, sólo unos pasos.
Así me miró esta mañana una funcionaria -todo un tópico- mientras me pedía un montón de fotocopias de documentos absurdos, que yo no entiendo y que -intuyo- ella tampoco.

Hay personas que siempre miran por encima del hombro. Estén donde estén.
Fue una funcionaria pero podría haber sido una dependienta, abogado, conductor de autobús, ama de casa o vecino del tercero... Hay gente así en todos lados. Esa es la mala noticia.
La buena es que, aunque pueden estar en todos lados, son unos pocos.
Esquivarlos es un arte y a él me aplico, entre otras cosas.
Cuando alguien así se ha cruzado en mi camino, de entrada, me dedico a imaginarle en situaciones diversas:
cómo será desnudo? con un ataque de asma? le olerán los pies? y haciendo el amor? irá depilada bajo su modelito de marca? cómo se comportará cuando tenga delante a alguien como ella que la mire por encima de su hombro? sus miradas jamás podrán cruzarse...
Esto ya me ayuda a desdramatizar su amenaza visual.

Al ver la mirada de esta mujer, hoy por la mañana, no me ha dado tiempo de imaginarla en ninguna de esas situaciones a las que juego a veces, simplemente se me han agolpado en la memoria recuerdos de miradas así, de personas que me miraron con sequedad.
Y, como todo, los que practicaron mucho, acabaron por depurar su técnica y ahora ya no miran secamente.
Ahora su mirada es seca. Está seca. Se secó.
Espero, por su bien, que el daño sea reparable.

Os propongo gimnasia para vuestros ojos; 
mirar bonito
para evitar que se seque la mirada:

Fractal 2.4, por Marcos Rotllán

domingo, 28 de febrero de 2010

El hombre que vendía dolores

Se llama Cipriano y vende dolores.
Puede que no tenga una ocupación muy ortodoxa pero yo lo he conocido así al menos durante los últimos diez años. Así que, digo yo, algún beneficio obtendrá con la venta, aunque simplemente sea el de hacer lo que le da la gana.
Raro era el día que pasaba por el pueblo y él no estaba por ahí, paseando; se asomaba por cualquier esquina, dispuesto a ofrecer su cargamento.
Se quejaba de varias dolencias crónicas y después trataba de venderte "un dolor", como si tal cosa. Era su preciada mercancía. Nunca se me ocurrió preguntarle si además de los dolores físicos tenía también del alma; me pareció mal hurgar en su intimidad. Desde luego, de esos, nunca me ofreció.
Recuerdo bien su tenacidad y su buen humor: nunca se le conoció un comprador dispuesto a acarrear semejante ganga, pero él nunca perdió la sonrisa ni las buenas formas, ni tampoco dejó de ofrecer sus dolores.
De hecho, yo tampoco le compré. Le puse mil y una escusas, porque mira que era perseverante el tipo.
Ahora, cada vez que paso por allí, me entristece el no haberle dicho nunca que sí, la verdad. Habría sido curioso ver cómo se hacía efectiva la venta: "mira Cipriano, pues sí, dame hoy un poquito de artrosis en las rodillas"... y, a ver qué pasaba...
Quizás a partir de ese momento habría empezado yo a sentir molestias y él se habría liberado un poco de las suyas.
Ya nunca lo sabré.
Se dicen muchas cosas sobre su desaparición, porque hace un tiempo ya que se le echa de menos por el pueblo. Se le echa mucho de menos, pues siempre rondaba por ahí.
Yo creo que se ha largado a abrir nuevos mercados, buscando otra clientela que le sepa entender. A ese entrañable vendedor de dolores.
Nosotros, no supimos.

Ojalá un día volviese rejuvenecido, sano y fuerte, porque hubiese encontrado ese sitio donde se compran y venden dolores y por fin hubiese podido desprenderse de tanto lastre... además de, sobre todo, sentirse comprendido.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Biorritmo bloguero

Algo pasa... pero noto estos últimos días una disminución en la intensidad de entradas, comentarios, actualizaciones, etc de los blogs que me rodean. 
Y sobretodo en mí.
¿Tendrá este micromundo un biorritmo particular?
O soy yo, que me tomo un respiro inter-entradas y ya me parece que a todo el mundo le pasa lo mismo?
Yo creo que quizás existe el contagio, también vía blog (una nueva vía de contagio que me acabo de inventar, sí!) y por aquello de que todo es un continuo, estas cosas pasan.
Y unos días está todo el mundo más aplicado, creativo, necesitado de expresar o qué se yo -y eso se pega- y otras veces la maquinaria global pierde gas. Y todos perdemos gas.
Cosillas, que se me pasan por la cabeza. Nada importante. 
Seguramente es sólo una apreciación mía, la historia esta del biorritmo de los blogs.
Vamos, que debo tener demasiado tiempo libre...

sábado, 20 de febrero de 2010

Decidir

Por Jose de Madrid
(gracias por el envío instantáneo de un poco de luz)

Hay quienes paren casi sin pararse a pensarlo.
Eso me asombra.
Hay quienes lo eligen y planifican, conscientes y con energía.
Eso me gusta.
Hay quienes lo piensan mucho, y nunca encuentran el momento adecuado.
Eso me enreda.

Pero siempre hay quien , pariendo o no,
decide alumbrar.
Y ese dar a luz cotidiano,
esa decisión,
me conmueve.
Y  me mueve.
Decidamos alumbrar!

Hoy, de alguna manera, tocaba parir algo.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Ella

Hoy sé
que hay ausencias
que echamos de menos
toda una vida.
 Hace años
un día como hoy
 perdí un pedazo de mi alma.
Y desde entonces
lo imagino 
vagando por el éter
buscando un alma que le dé un abrazo.

 
Mujeres con alfiler, por Pedro A. Martín

Gracias, Peri, por este regalo.
Alfileres-coraza.
Alfileres-prende almas.


domingo, 14 de febrero de 2010

Aquelarre

Brujas (Bélgica), coproducción de Marcos et moi
(pincha en la imagen si quieres ver toda la panorámica)

Quisiera ser una bruja, tan, tan, tan bruja... 
que pudiese ahora mismo salir volando en mi escoba y plantarme en
este lugar. 
Mágico rincón al que llegamos un día por casualidad.
Luego resultó ser uno de los escenarios más fotografiados de
esa ciudad. 
Pero eso es lo de menos. Lo de más fue la intuición.
Buen sitio para reunión de brujos y brujas.
Sí!

Invictus


 (nunca te acostarás, sin saber...)

Out of the night that covers me,
Black as the pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul.
In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed.
Beyond this place of wrath and tears
Looms but the Horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds and shall find me unafraid.
It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate:
I am the captain of my soul.
William Ernest Henley - 1875

en castellano:

Desde la noche que sobre mi se cierne,
negra como su insondable abismo,
agradezco a los dioses si existen
por mi alma invicta.
Caído en las garras de la circunstancia
nadie me vio llorar ni pestañear.
Bajo los golpes del destino
mi cabeza ensangrentada sigue erguida.
Más allá de este lugar de lágrimas e ira
yacen los horrores de la sombra,
pero la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el camino,
cuán cargada de castigo la sentencia.
Soy el amo de mi destino;
soy el capitán de mi alma.

Nunca pensé que una película con tanto rugby podría gustarme tanto!

viernes, 12 de febrero de 2010

Tiempo hacia delante


Bueno, que hoy es viernes.
Y hoy no tengo un Viernes que me acompañe, como a Robinson.
Ves, ya vuelvo a pensar en naufragios... 
Corto.


Buen fin de semana!
(se admiten sugerencias de cartelera, quizás toque séptimo arte...)

Para tus ojos

 
 Fractal 1.6, por Marcos Rotllán
"Los ojos son el punto donde se mezclan alma y cuerpo"
 Friederich Hebbe 

jueves, 11 de febrero de 2010

Porque sueño...


Anoche cayeron chuzos de punta
dentro de mi casa
un huracán arrasó mi habitación
una sacudida hizo vibrar mi cama
mientras dormía
o intentaba dormir.

Lo único que pude poner a resguardo
fueron mis recuerdos
mis ideas
y mis deseos.

No sé si soñé
o pasó en  realidad
pero sentí alivio
al ser consciente
de lo poco que pesa
lo que es más mío.


jueves, 4 de febrero de 2010

Fiebre

Aviso
Defensa
Atención
Algo ocurre
Para
Cuídate
Líquido
Túmbate
Tiempo
Mímate
Zumo
Hay algo enquistado
Proceso
Evolución
Curación

Todo eso pero, mientras dura, que mal se está, eh?

martes, 2 de febrero de 2010

Electroduendes

En mi casa hay duendes. Yo nunca los he visto, pero hoy tengo la certeza de que están.
Y montan juergas. Unas fiestas que flipas. Que se te va la olla, vamos.
Montan unos equipos de sonido e iluminación potentísimos, y yo sin enterarme.
Si lo hubiese sabido antes, me habría unido a ellos...
Pero hoy, hoy...
       les voy a cortar el rollo!!
De hecho ya he empezado...
Aquí o nos divertimos todos o se acabó!
Y yo no me he divertido...
        te puedo asegurar que nada.
Casi me da un soponcio.
Hoy, los he descubierto.
Y es que ha llegado a mi casa una carta con una E y el membrete azul que los ha delatado...
¿Quiénes si no los duendes montando sus fiestas han elevado a las nubes mi factura de la luz?
Nunca pensé que estar en las nubes pudiese resultar tan caro...

lunes, 1 de febrero de 2010

Haré una excepción musical...

Hoy estoy llorona porque se ha ido alguien que forma parte imborrable de mis recuerdos de niñez y preadolescencia: una persona de gran corazón. 
Era grande porque estaba enamorado de lo que hacía y por sus "manos" han pasado multitud de personas a las que ha intentado contagiar ese enamoramiento, con más o menos éxito. Pero el éxito nunca dependió de él: él defendía con vehemencia su pasión por el folclore del terruño.
Por eso y por mucho más.
Con él aprendí a tocar la guitarra (mal: porque luego he dejado de practicarlo) y a cantar jota (peor: cantando jota aprendí lo que era el pánico escénico y que no me gustaba cantar jota...). Pero aprendí y desaprendí con mucho cariño.
Además, es (era) de esas personas que cuando te saluda, te abraza y da calor, siempre cercano; de esa gente que hace falta.
Por todo el afecto que le tengo, y porque está unido a esa etapa decisiva, le recuerdo  ahora desde este rincón. 
A José, Pepe, Pepito
Gracias

miércoles, 27 de enero de 2010

Salvavidas

Quise ser una experta
en botes salvavidas.
Hice dos carreras,
tres másteres
y diecisiete cursos postgrado.
Gasté mi tiempo, mi dinero
y mi energía
porque quería saberlo todo.

Cuando en la pared de mi despacho
colgaron todos mis títulos
fui consciente, dolorosamente consciente
de que sabía toda la teoría
sobre botes salvavidas
pero no tenía idea de cómo usarlos
cuando a quien había que salvar
era a mí.
Ni puñetera idea!

Desde entonces me he dedicado a vivir
y me va mucho mejor.
Y cuando necesito salvarme
sonrío pensando en mil y una teorías
y no pongo ninguna en práctica.

Y sonreir,
me salva.